José María Albert de Paco

Desecho a decidir

"Los disturbios de anoche en Cataluña se ajustaron al canon borroka. Las comparaciones de este calibre son descorazonadoras"

Opinión

Desecho a decidir
Foto: JUAN MEDINA| Reuters
José María Albert de Paco

José María Albert de Paco

De pequeño, en la playa, solía entretenerme yendo y viniendo de lo hondo con algo que demostrara que había estado allí. Fue aquella mi primera escuela de periodismo.

Los disturbios de anoche en Cataluña se ajustaron al canon borroka. Las comparaciones de este calibre son descorazonadoras, pues es fama que cualquier anotación periodística que se aventure en la hipérbole acaba desprendiendo un insoportable hedor a garrafón. Se trata de una operación que también se da por defecto: que la locutora Mendizábal, en La Sexta, insistiera nerviosamente en el carácter pacífico de las manifestaciones mientras a su reportera la corrían a botellazos, supone asimismo un llamativo caso de estrabismo. (Nota: no conviene despreciar el sesgo mediático que ha supuesto que las dos únicas cadenas generalistas que, desde prácticamente 2014, han retransmitido las jornadas críticas del procés hayan sido La Sexta y TV3).

Sea como fuere, lo que no tiene vuelta de hoja es que en la escenografía que los CDR levantaron ayer en el Ensanche sólo faltaba un ingrediente: el que debían haber aportado los siete presuntos terroristas que fueron detenidos días atrás. Nadie olvide que, según confesaron ellos mismos, el plan era atentar contra alguna instalación o algún repetidor una vez que el Supremo hiciera públicas las sentencias. Tampoco que disponían de planos de una comisaría. La posibilidad de una acción de esas características confiere un sentido aún más funesto a la violencia tumultuaria que se adueñó de las calles adyacentes a la Delegación del Gobierno entre las 19 y las 23, y evidencia una vez más que la denominación de golpe posmoderno, que tantos adeptos logró, siempre tuvo más de lenitivo que de verdad.

Más de este autor

El reencuentro

«De repente, ha llamado un inspector, y sus razones son del Estado de Derecho. Europa, por emplear la jerga universitaria, vuelve a ser un ‘espacio seguro’ ante la amenaza de involución supremacista»

Opinión

Paliativos

«El objetivo de Ardern se antojaba ilusorio en una sociedad abierta y global, fundada en los intercambios comerciales y de fluidos y, por consiguiente, sometida al azaroso ‘spread’ de los días»

Opinión

Más en El Subjetivo

José Carlos Rodríguez

Los centenarios

«Millones de españoles creen que el Estado responderá por ellos tras décadas entregando una parte sustancial de su sueldo al sistema. Y eso no va a ocurrir»

Opinión

Juan Milián

Puigdemont es culpable

«Puigdemont es culpable de la decadencia amarga en la que se ha sumido Cataluña. Puigdemont es culpable. Y quienes le aplauden, también»

Opinión