Jordi Bernal

Dos actores

"En Los dos papas planea, claro está, la corrupción y la pederastia atávica de estos señores disfrazados de santos que se comportan como el mismísimo diablo"

Opinión

Dos actores
Foto: Netflix
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

Me gusta de Los dos papas (Fernando Meirelles) su particular concepción de buddy movie. En este caso sería la amistad que se establece entre un argentino y un alemán a lo largo de las dos horas que dura el film. No es poca cosa teniendo en cuenta además que ambos representan dos visiones, si no enfrentadas cuando menos distantes, del catolicismo. Es el aspecto teológico el más endeble de la narración. El director barre para la casa de la progresía con un panegírico más o menos velado del cristianismo de alpargata. Se entiende, no obstante, ya que pintan bastos y la cosa más acá del reino del señor no está para demasiadas alegrías, aunque los panglosianos de manual divulguen dicharacheros que cada día vivimos mejor, más longevos y contentísimos de habernos conocido. 

Volviendo a la peli de marras, a esta suerte de road movie estática (donde el único que se mueve es Dios, verbo que está en todas partes) dos actores la convierten en interesante y entretenida. Jonathan Pryce y Anthony Hopkins se salen en oficio, tablas, gracia y matiz sin pausa, partiendo de un guion atrevido y original pero con muchos boquetes y demasiados topicazos. Mejor pasemos por alto los chistes y clichés de y sobre argentinos porque son puro sonrojo. Aunque esté bien que se recuerde que el jesuita le dio la hostia (y no de hostias) al matarife Videla, otro salvador del peligro rojo. 

Planea, claro está, la corrupción y la pederastia atávica de estos señores disfrazados de santos que se comportan como el mismísimo diablo. Poco parece haber hecho el papa che-ye-ye para acabar con la lacra. De hecho, lo teníamos por desaparecido antes de que esta peli lo volviera a ascender a los altares de la actualidad con toda su campechanería a cuestas y sus más que discutibles declaraciones. 

Vale la pena el visionado de Los dos papas. No es ni mucho menos el film del año, pero, en estos días de peripatéticas alianzas y amistades peligrosísimas, se agradece este ejercicio de humor y de maestría interpretativa. 

Más de este autor

'The Wire' en Twitter

«Me alegró que el bueno de Simon viniera a recordarnos cuatro verdades elementales que parecemos haber olvidado entre el revanchismo a tumba abierta de los unos y la reconversión fraudulenta de un pasado vergonzoso de los otros»

Opinión

Tú que puedes

«Con el panorama general, y aunque no haya pillado tajada de los pérfidos saudíes ni tenga cuentas en paraísos fiscales, a mí también me gustaría escribir una carta de dimisión, deserción o despedida»

Opinión

Más en El Subjetivo

Víctor de la Serna

De aquella bronca a una buena colaboración

«En cierto modo Kamala Harris es una versión femenina de Barack Obama: familia burguesa de alto nivel cultural, su negritud es relativa ya que es hija de profesores universitarios extranjeros, india y negro, sin antecedentes dentro de la población descendiente de los esclavos»

Opinión

Paco Reyero

Kamala Harris, el origen y mucho más

«En la política (y probablemente más en la política norteamericana) todo es pasajero: recuérdese el rechazo de George Bush padre a Ronald Reagan, del que luego fue fiel vicepresidente dos mandatos y sucesor presidencial»

Opinión

Ferran Caballero

Que gane el campeón

«Lo que celebra Nike, lo que celebra el progresismo, ya no es el progreso sino el presente, con todas y cada una de sus contradicciones y por muy terribles e injustas que puedan ser»

Opinión

Lea Vélez

La fama alcanzable

«La fama es un tema enorme, un asunto extraño, una frontera narrativa. No se ven igual las cosas desde aquel lado de la fama, desde el mundo del famoso»

Opinión