Laura Fàbregas

El feminismo del luto

Creo que era en el mismo diario El País donde leí hace años una declaraciones de Pedro Almodóvar sobre los curas del Conferencia Episcopal y su predilección por el negro. El cineasta venía a decir que era el color de los que no amaban la vida ni sus alegrías. Las palabras de Almodóvar tenían mucho sentido, ya que él ha sido quien hizo de los colores vivos y chillones una huella indistinguible de su cine. De un cine libre y posfranquista.

Opinión

El feminismo del luto
Foto: Esteban Felix
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Creo que era en el diario El País donde leí hace años unas declaraciones de Pedro Almodóvar sobre los curas de la Conferencia Episcopal y su predilección por el negro. El cineasta venía a decir que era el color de los que no amaban la vida ni sus alegrías. Las palabras de Almodóvar tenían mucho sentido, ya que él ha sido quien hizo de los colores vivos y chillones una huella indistinguible de su cine. De un cine libre y posfranquista.

Ahora me sorprendo a mí misma al ver que es el color que ha adoptado el feminismo victimista en esa nueva ola de puritanismo. El negro fue el color que el tradicionalismo imponía a nuestras abuelas para mostrar su luto cuando se quedaban viudas. No fuera que, alguna de ellas, cuando su marido se iba al cielo, pasaran a estar en la gloria… La máxima conservadora de serlo y, además, parecerlo.

El feminismo, por contra, siempre fue una explosión de colores y libertad. Nunca la opción de un rebaño de mujeres vestidas iguales. Esto es solo un nuevo colectivismo corporativista. Y a la única película a la que recuerda es a La ola, pero nunca al mejor Almodóvar.

Más de este autor

Messi es el psicólogo

«A veces la solución está en no tomarse a uno mismo tan en serio, salir del ensimismamiento e intentar hacer felices a los demás»

Opinión

¡Oh, Europa!

«’Parliament’ desnuda a españoles, italianos, ingleses o alemanes. Como en toda comedia, amplifica sus defectos de forma extrema. También los de la política europea.»

Opinión

Más en El Subjetivo