María Jesús Espinosa de los Monteros

Escucho discurrir el tiempo

«Según Rovelli, el mundo no es un conjunto de cosas, sino un conjunto de eventos. Pero, ¿qué mundo es este sin apenas eventos?»

Opinión

Escucho discurrir el tiempo
Foto: Eric Risberg| AP Photo
María Jesús Espinosa de los Monteros

María Jesús Espinosa de los Monteros

Apasionada de la radio, los podcasts, la literatura y el cine. Una vez hice una tesis doctoral sobre R. W. Fassbinder. También tengo dos Premios Ondas.

Quizás el mayor misterio sea el tiempo.

Así comienza su libro El orden del tiempo Carlo Rovelli, el físico y teórico italiano que es uno de los fundadores de la “gravedad cuántica en bucles”, una teoría que defiende que el cerebro es, ante todo una máquina del tiempo que solo sirve para contar historias y ordenar nuestros recuerdos.

Rovelli explica que, por ejemplo, el tiempo transcurre más deprisa en la montaña y más despacio en el llano. Dicho de otra manera: «el reloj que está en el suelo va un pelín más lento que el que está en la mesa». Así que abajo hay menos tiempo que arriba. «Si por ‘tiempo’ entendemos únicamente el acontecer, entonces todo es tiempo: solo existe lo que es en el tiempo», viene a decirnos.

Pienso en el tiempo que transcurre lento como un caracol en este 2020 que todos queremos que pase deprisa, como si en el año siguiente nada fuera a sucedernos. Vivimos este verano como una pausa, como un paréntesis, como una tregua que se nos ha dado antes de que vuelva el frío y el miedo. La incertidumbre. Pero, ¿qué pasa con el mundo sin tiempo que experimentamos ahora, con la repetición de rutinas y temores, con la precipitación? Según Rovelli, el mundo no es un conjunto de cosas, sino un conjunto de eventos. Pero, ¿qué mundo es este sin apenas eventos?

No siempre nos hemos medido en tiempo, no siempre han existido los relojes. Es cierto que en el mundo antiguo había relojes de sol y de arena o agua pero no servían para que lo hoy sirven. Solo a partir del siglo XIII, con la construcción de las iglesias, los campanarios comenzaron a alojar relojes que marcaban el tiempo de pueblos y ciudades concretas. Tiempos colectivos, por tanto. Pero, ¿cuál es nuestro tiempo hoy? ¿Cómo nos medimos? Sin duda, todo tiende hacia la instantaneidad. Se ha instaurado una nueva corriente llamada ‘aceleracionismo’ que aumenta exponencialmente la velocidad de las cosas gracias a la digitalización.

Más de este autor

Los yes-men de Casado

«Muchos de los periodistas que hoy frecuentan congresos, sedes y senados saben que mantener conversaciones cabales con ciertos políticos se ha convertido en algo tan difícil como perseguir a una ballena blanca»

Opinión

El ministro filósofo

«El ministro Salvador Illa ha alabado uno por uno a sus adversarios políticos, detallando aquella virtud concreta de su oponente»

Opinión

Más en El Subjetivo

Josu de Miguel

Un rey en el exilio

«Don Juan Carlos ha sido víctima de su codicia personal, pero la clase política española consintió comportamientos no ejemplares en un contexto de corrupción generalizada»

Opinión

José Carlos Rodríguez

Monarquía, pandemia y profilaxis

«Desde que Nietzsche proclamó la noticia de que Dios ha muerto, las monarquías cristianas son sistemas políticos republicanos. Eso es lo que podrá salvar la monarquía en España, que Felipe VI y sus sucesores actúen como republicanos ejemplares»

Opinión

Jordi Bernal

Tú que puedes

«Con el panorama general, y aunque no haya pillado tajada de los pérfidos saudíes ni tenga cuentas en paraísos fiscales, a mí también me gustaría escribir una carta de dimisión, deserción o despedida»

Opinión