Gonzalo Gragera

¿Hay republicanos en España?

«Cuando en España se desea la república, lo que normalmente se entiende por república no es más que un refrito ideológico; y un refrito ideológico de una orientación sesgada y partidista, además de una versión ingenua e idealizada, quizá trasnochada y caduca, de la república del año 31»

Opinión

¿Hay republicanos en España?
Gonzalo Gragera

Gonzalo Gragera

1991. En la actualidad colabora en la cadena COPE –Sevilla-, en Zenda y en The Objective. Su último libro es La suma que nos resta (Premio de Poesía Joven RNE), editorial Pre-textos.

Los nefastos y graves errores de Juan Carlos de Borbón, que ahora se están conociendo, suponen un florecimiento de republicanos en España. Pero ¿es republicanismo lo que demandan estos republicanos? Pues no está tan claro. Lo que habitualmente piden estos amigos de la república no es tanto un sistema político republicano sino un sistema ideológico republicano. Por conocidas causas históricas y sociales -que tienen origen en la contienda civil del 36- al republicanismo en España se le presume una condición ideológica, de izquierdas, y de una izquierda muy concreta, cuyos límites hoy día podríamos situar entre ERC y Unidas Podemos. Cuando en España se desea la república, lo que normalmente se entiende por república no es más que un refrito ideológico; y un refrito ideológico de una orientación sesgada y partidista, además de una versión ingenua e idealizada, quizá trasnochada y caduca, de la república del año 31.

En España, el republicanismo estándar no suele entender la república como una opción de sistema de gobierno, sino como un modo más de instaurar un gobierno con una determinada ideología. No es casual que los principales defensores de la república sean Pablo Iglesias y el independentismo catalán -de la derecha a la izquierda-. Para cada uno, por distintos intereses, la monarquía parlamentaria es un estorbo. Para Iglesias, intuimos que es una institución de consenso que dificulta sus pretensiones políticas, que se alejan de la democracia liberal; para el independentismo catalán, el ideal monárquico es una imagen que usan como símbolo de una España atrasada y casposa de la que hay que prescindir. Es curioso: en ambos frentes políticos, la república no es más que un medio político para perseguir otros fines ideológicos. Es decir: para los que dicen ser sus principales defensores, la república es una manera de lograr la hegemonía de un ideario político que, de otro modo, siempre será accesorio y minoritario.

No se suelen ver republicanos españoles que entiendan la república como un sistema político asentado en el imperio de la ley, el pluralismo, la separación de poderes, la apuesta por el europeísmo, la convivencia entre lenguas, etc. De hecho, esos republicanos suelen elegir y aceptar el modelo político que hicimos en la denostada -tampoco es casual- transición. Modelo político que se identifica con evidentes valores republicanos. ¿Hay republicanos en España? Sí, pero están donde algunos no lo sospechan.

Más de este autor

Más en El Subjetivo

Antonio García Maldonado

Los motivos de Biden

«Biden ha llegado a declarar muerto el mantra de la trickle-down economic imperante desde los 80 del siglo pasado, y se ha atrevido, en consecuencia, a proponer subidas de impuestos a los que más tienen para frenar una desigualdad que explica demasiadas cosas en la inestabilidad social y política de las democracias»

Opinión

Ferran Caballero

Libertaz

«La victoria de Ayuso es populista, dicen, y dicen bien en el sentido muy claro que es una victoria de los prejuicios del pueblo en contra de los intereses y los miedos y las presuntas responsabilidades de los dirigentes»

Opinión