Laura Fàbregas

Invasión

Uno de los recuerdos cinematográficos más dulces que tengo de mi infancia es ver de forma casi compulsiva la película <em>E.T. El Extraterrestre,</em> de Steven Spielberg. La felicidad que me producía ver a este feo alienígena en la pantalla no se puede describir con palabras. Elliot y E.T. me inspiraban una ternura inconmensurable, y me fascinaba ese nivel de empatía y complicidad de llegar a sentir lo mismo hasta enfermar.

Opinión

Invasión
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Uno de los recuerdos cinematográficos más dulces que tengo de mi infancia es ver de forma casi compulsiva la película E.T. El Extraterrestre, de Steven Spielberg. La felicidad que me producía ver a este feo alienígena en la pantalla no se puede describir con palabras. Elliot y E.T. me inspiraban una ternura inconmensurable, y me fascinaba ese nivel de empatía y complicidad de llegar a sentir lo mismo hasta enfermar.

Este amor antropo-alienígena alimentó mi deseo de conocer vida inteligente extraterrestre, incluso más que el temor al apocalipsis de La Guerra de los mundos. Con la mayoría de edad, sin embargo, mi incipiente conservadurismo me inclinó a pensar que, si finalmente nos visitaban los ETs, no sería precisamente para volar juntos en bicicleta, sino para exterminar la raza humana, ocupar nuestro planeta y hacer experimentos con los vegetarianos.

Pero cuando hay vida hay esperanza. Además, el descubrimiento de la vida alienígena representaría una gran cura de humildad frente a la importancia que el ser humano suele otorgarse. Una bofetada contra el antropocentrismo, como fueron los descubrimientos copernicano y evolutivo.

A algunos sapiens nos sobra con ver el cielo estrellado, sintiéndonos una pequeña parte del universo. Pero siempre hay otros que necesitan ver de cerca la prueba irrefutable de su arrogancia. En nombre del progreso, que vengan y nos invadan. Luego, sus biznietos, ya sentirán compasión por los pobres terrestres.

Más de este autor

¡Oh, Europa!

«’Parliament’ desnuda a españoles, italianos, ingleses o alemanes. Como en toda comedia, amplifica sus defectos de forma extrema. También los de la política europea.»

Opinión

‘Los Jordis’ de Chicago

«A veces solo la perspectiva del tiempo dilucida lo que fue una causa justa (como derogar el servicio militar) o una laminación de derechos individuales y civiles (el referéndum del 1-O)»

Opinión

Más en El Subjetivo

Victoria Carvajal

De Wall Street al ‘Main Street’

«Para poder dar un verdadero vuelco al deterioro social y económico, Yellen necesita desbloquear cuanto antes el paquete de estímulo para reactivar la economía por valor de 900.000 millones de dólares, pero cuya aprobación que aún divide al Congreso»

Opinión

Jorge San Miguel

Mi vecino de abajo

«El rock progresivo es una cosa de tíos. De chicos blancos de la pequeña clase media suburbana de mediados del S. XX. Un mundo que se va, que se ha ido»

Opinión

Antonio García Maldonado

La madre de Obama

«Ella no llegó a verlo de presidente, ya que murió en 1995, pero no hay duda de que Obama jamás lo habría sido sin el concurso tenaz de una madre que –se intuye– tuvo algo de juguete roto de una época»

Opinión