Laura Fàbregas

Invasión

Uno de los recuerdos cinematográficos más dulces que tengo de mi infancia es ver de forma casi compulsiva la película <em>E.T. El Extraterrestre,</em> de Steven Spielberg. La felicidad que me producía ver a este feo alienígena en la pantalla no se puede describir con palabras. Elliot y E.T. me inspiraban una ternura inconmensurable, y me fascinaba ese nivel de empatía y complicidad de llegar a sentir lo mismo hasta enfermar.

Opinión

Invasión
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Uno de los recuerdos cinematográficos más dulces que tengo de mi infancia es ver de forma casi compulsiva la película E.T. El Extraterrestre, de Steven Spielberg. La felicidad que me producía ver a este feo alienígena en la pantalla no se puede describir con palabras. Elliot y E.T. me inspiraban una ternura inconmensurable, y me fascinaba ese nivel de empatía y complicidad de llegar a sentir lo mismo hasta enfermar.

Este amor antropo-alienígena alimentó mi deseo de conocer vida inteligente extraterrestre, incluso más que el temor al apocalipsis de La Guerra de los mundos. Con la mayoría de edad, sin embargo, mi incipiente conservadurismo me inclinó a pensar que, si finalmente nos visitaban los ETs, no sería precisamente para volar juntos en bicicleta, sino para exterminar la raza humana, ocupar nuestro planeta y hacer experimentos con los vegetarianos.

Pero cuando hay vida hay esperanza. Además, el descubrimiento de la vida alienígena representaría una gran cura de humildad frente a la importancia que el ser humano suele otorgarse. Una bofetada contra el antropocentrismo, como fueron los descubrimientos copernicano y evolutivo.

A algunos sapiens nos sobra con ver el cielo estrellado, sintiéndonos una pequeña parte del universo. Pero siempre hay otros que necesitan ver de cerca la prueba irrefutable de su arrogancia. En nombre del progreso, que vengan y nos invadan. Luego, sus biznietos, ya sentirán compasión por los pobres terrestres.

Más de este autor

¿Por qué cae mal Pablo Motos?

«Pablo Motos es uno de los conductores de televisión más odiados por esa izquierda posmoderna que, con el beneplácito de Chomsky, ahora también podemos llamar izquierda censora»

Opinión

Monedero y el pueblo

«Ya sabemos que el hombre, en masa, es más parecido a un chimpancé que a un ser racional»

Opinión

Más en El Subjetivo

Guillermo Garabito

España de vacaciones

«Es agosto y que Pedro Sánchez se haya ido de vacaciones, acogiéndose a esta sacrosanta tradición nuestra de que pase lo que pase habrá verano, es una cosa que me resulta estupenda contra lo que, sorprendentemente, le ha parecido a todos los demás; incluso con oleada de rebrotes y todo»

Opinión

Víctor de la Serna

De aquella bronca a una buena colaboración

«En cierto modo Kamala Harris es una versión femenina de Barack Obama: familia burguesa de alto nivel cultural, su negritud es relativa ya que es hija de profesores universitarios extranjeros, india y negro, sin antecedentes dentro de la población descendiente de los esclavos»

Opinión