Gabriel González-Andrio

La delgada línea azul

En mi estancia en Oriente Medio tuve la oportunidad de charlar con un alto mando del Ejército español. De esas conversaciones saqué la conclusión de que esa Línea Azul era una zona traicionera. El peligro de las escaramuzas entre Hezbolá y las patrullas israelíes siempre estaba ahí.

Opinión

La delgada línea azul

En mi estancia en Oriente Medio tuve la oportunidad de charlar con un alto mando del Ejército español. De esas conversaciones saqué la conclusión de que esa Línea Azul era una zona traicionera. El peligro de las escaramuzas entre Hezbolá y las patrullas israelíes siempre estaba ahí.

La reciente muerte de un soldado español parece recordar a muchos que nuestro país está presente en la peligrosa Blue Line entre Líbano e Israel. La Fuerza Provisional de las Naciones Unidas para el Líbano (FPNUL) es una misión de paz creada en marzo de 1978 por acuerdo del Consejo de Seguidad de la ONU tras un ataque palestino a una aldea israelí que se saldó con el asesinato de treinta y cinco civiles judíos.

Restaurada en 2006, su misión es mantener la confirmación de la retirada del ejército israelí del sur del Líbano, el mantenimiento de la paz y la seguridad en la zona y facilitar al gobierno legítimo libanés el control del territorio dominado por distintas guerrillas y grupos terroristas.

En mi estancia en Oriente Medio tuve la oportunidad de charlar (siempre off the record) con un alto mando del Ejército español. De esas conversaciones saqué la conclusión de que esa Línea Azul era una zona traicionera, a pesar de no haber una guerra permanente. El peligro de las escaramuzas entre Hezbolá y las patrullas israelíes siempre estaba ahí.

Y, por desgracia, exactamente eso es lo que ha ocurrido en esta ocasión. Con la mala suerte de que esta vez le ha tocado a uno de los nuestros. Ha aparecido un vídeo en el que se observa a una patrulla española huyendo a un refugio al ver como les caía un morterazo a escasos metros.

Lamentablemente, las misiones de paz tienen estos riesgos, y acaban pagando justos por pecadores. Ya han empezado el cruce de declaraciones entre nuestros ministerio de Asuntos Exteriores y las autoridades israelíes. Que si no habían avisado, que si sí lo habían hecho pero en otra zona, etc. No ocurrirá nada.

Quizá ahora valoremos un poco más a todos los que se juegan su vida por la paz.
Descansa en paz, amigo.

Contexto

    Más de este autor

    Descansen en paz

    Algunos ya no respetan ni el “descanse en paz, amén”. Debo reconocer que en algunos velatorios a los que he asistido no hubiera sido extraño ver una escena como la foto que ilustra la noticia. No digo yo que velar a un cadáver se deba convertir en un paño de lágrimas, pero otra cosa es convertir aquello en una especie de mercadillo donde todos hablan a grito pelado.

    Opinión

    El padre del novio

    Al parecer la idea nació del padre del impronunciable Üzümcüoglu, quien dijo al diario Serhat Kilis que espera que “si Dios quiere, esto llevará a otros a compartir sus fiestas de bodas con sus hermanos sirios”. Esto es un corazón gigante y lo demás son sueños quiméricos.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Jaime G. Mora

    Las transiciones del rey

    «¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

    Opinión

    Daniel Capó

    Hijos de la ira

    «Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

    Opinión