The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

La última gran cita

Encuadrada en el grupo de la muerte con Brasil, Serbia y Francia como principales oponentes, España buscará este verano recuperar la supremacía mundial en el deporte de la canasta.

Encuadrada en el grupo de la muerte con Brasil, Serbia y Francia como principales oponentes, España buscará este verano recuperar la supremacía mundial en el deporte de la canasta. No lo van a tener fácil los nuestros. Tenemos la pequeña ventaja de jugar en casa. Orenga podrá contar con los mejores, pero delante, además de las selecciones antes mencionadas, vamos a tener a una selección americana a la que siempre le hemos generado problemas pero contra la que hemos tenido que incar la rodilla en las dos últimas citas olímpicas. Por lo menos, y esa es la parte positiva del sorteo que se celebró el lunes en Barcelona, al ir por la otra parte del cuadro y si todo discurre con normalidad, a los americanos no les veríamos las caras hasta una hipotética final.

Va a ser éste un campeonato muy especial y no solo porque la organización corra a cargo de nuestro país. Aunque el futuro es difícil de predecir todo apunta a que ésta puede ser la última gran cita de una generación sencillamente irrepetible.

La edad no perdona y el calendario de los dos grandes líderes de este equipo, Gasol y Navarro, va más deprisa de lo que muchos desearíamos. Ausentes en el último europeo en donde España alcanzó la medalla de bronce, Pau y Juan Carlos querrán cerrar en lo más alto un ciclo que empezó en Lisboa allá por 1999. Aquel verano unos imberbes chavales a los que lideraba un tal Navarro y al que secundaban entre otros Felipe Reyes, Raúl López , Berni Rodríguez y un todavía no decisivo Gasol, se colgaron el oro en el Mundial junior venciendo en la final a una potentísima selección estadounidense. Ojalá que quince años después la historia se repita. Sería el mejor colofón puede que para los dos mejores jugadores de la historia de nuestro baloncesto.  

 

Más de este autor

Cartas marcadas

Difícil es encontrar en la centenaria historia del Real Madrid un caso como el de Diego. Sin comerlo, ni beberlo, regresa al club por ...

Más en El Subjetivo