Juan Milián

Les Berbereches

«El voto madrileño ha sido un buen sopapo de libertad a esos charlatanes y sus patrullas morales, siendo la derrota del populismo de los narcisos una gran noticia tanto para la convivencia como el idioma»

Opinión

Les Berbereches
Foto: Mariscal| EFE
Juan Milián

Juan Milián

Morellano del 81. Politólogo y político. Procesólogo por obligación, mediterráneo por vocación. He escrito algún libro.

La izquierda narcisista sigue sin entender las razones de su derrota en Madrid. Solo Iñigo Errejón ha acertado al señalar que quizá no sea muy inteligente insultar al pueblo que quieres gobernar. Podemos y PSOE ofrecieron a los jóvenes un proyecto lleno de amargura y un lenguaje guerracivilista. Y estos, obviamente, se fueron en masa al Partido Popular. Pablo Iglesias siempre había sido aquello que Frédéric Bastiat definía como un «falso filántropo». Prometía tomar el cielo por asalto, pero su única aportación a nuestra política fue la naturalización de los insultos, las amenazas y el acoso. La nueva (vieja) izquierda, bunkerizada en sus chalés, definió Madrid como un infierno lleno de fascistas tabernarios. Era la prueba del definitivo alejamiento entre las élites progres y los trabajadores. Era un indigesto bolivarianismo caviar.

La campaña del exvicepresidente del Gobierno español fue la del yo-mi-me-conmigo. El menos ejemplar de los políticos quiso hacernos creer que él y su moño iban a cumplir, por una vez, su palabra. Pero ya no tenía ninguna credibilidad. Tampoco su compañera, Irene Montero. En campaña, ella gritaba un lenguaje triplicado: «¡Niños, niñas, niñes!». La inflación discursiva, como los golpes en el pecho, son postureo para aparentar una superioridad moral que ya pocos les otorgan. Virtue signaling, le llaman a esta fantochada. Por suerte, el voto madrileño ha sido un buen sopapo de libertad a esos charlatanes y sus patrullas morales, siendo la derrota del populismo de los narcisos una gran noticia tanto para la convivencia como el idioma. Espero que, desde la papelera de la Historia, no sigan con esa matraca insufrible.

Tampoco atina el PSOE con el diagnóstico. El sanchismo era un relato muy alejado de la experiencia vivida por los madrileños. Con sus jueguecitos rufianescos pretendían colarnos que el PP era el partido de los bares, y el suyo, el de los hospitales; cuando la realidad es que los populares defendían un equilibrio entre la economía y la salud, y ellos se oponían a todo lo que llevara la firma de Isabel Díaz Ayuso. Mientras Pedro Sánchez y sus ministros se zampaban jamones de bellota 5J a cuenta del erario, era la autonomía la que hacía frente al coronavirus y el desempleo. El entonces ministro de Sanidad Salvador Illa ni siquiera se dignó a acudir a la inauguración del hospital Isabel Zendal.

Hoy Madrid atrae empresas, inversiones y talento, porque la libertad no solo es buena, también funciona. Pero la 2 de Sánchez, Carmen Calvo, limita la autocrítica, por decir algo, al señalar que «para un socialista es difícil hablar de cañas, de ex y de berberechos». Claro, bonita, una socialista progresista tendría que hablar de berberechos, berberechas y berbereches. Si la guerra cultural de los maquiavelitos de Sánchez es sacar a Franco a pasear y presentar a los trabajadores como nazis vermuteros, el 4-M habrá sido el principio de su fin.

Más de este autor

Indultos indigeribles

«Pedro Sánchez nos quitará pronto las mascarillas para que podamos tragarnos mejor los indultos»

Opinión

La trampa del machito alfa

«El machito alfa de la democracia real está consiguiendo marcar los tiempos electorales en el bloque de la izquierda, arrastrando al candidato socialista hacia el fango de la hipérbole y la mentira»

Opinión

Más en El Subjetivo

Pilar Marcos

Acabará mal

«Esta historia de los indultos de Sánchez a Esquerra para mantener su Frankenstein acabará mal. Sus indultados son insaciables y viven de la reivindicación -pacífica o violenta, según convenga- de sus quimeras separatistas»

Opinión

José Antonio Montano

Gurruchaguear

«En este año y pico de mascarillas no debe de quedar ni una en Málaga a la que yo no le haya gurruchagueado. ¡Soy el Casanova, el don Juan, el Espartaco Santoni del gurruchagueo!»

Opinión

Cristina Casabón

¡Las gafas!

«Las identidades e ideologías ayudan a ordenar las ideas, simplificando el mundo, pero al abusar de ellas han ido adquiriendo un carácter casi místico»

Opinión