José María Albert de Paco

Lo del covid

«El pueblo no ve el momento de anunciar que ya ha recibido los dos sacramentos vacunales [...] las mujeres han sido algo más recelosas, a sabiendas de que dar noticia del pinchazo equivale a revelar no ya la edad, sino su pavorosa franja»

Opinión

Lo del covid
José María Albert de Paco

José María Albert de Paco

De pequeño, en la playa, solía entretenerme yendo y viniendo de lo hondo con algo que demostrara que había estado allí. Fue aquella mi primera escuela de periodismo.

Lo del covid. El tema del covid. El uso de sintagmas que nos resguardaran del virus, que atenuaran, a modo de silenciador, su estruendo, vino a reflejar la certidumbre estadística de que el riesgo de contagio no iba exactamente con nosotros. La primera mascarilla que utilizamos, en efecto, fue el lenguaje, y sirvió para conjurar el apocalipsis. (En «con esto del covid», el demostrativo tal vez sugiera una vaga resignación a la peste, o incluso el parentesco con ese otro prodigio de la fraseología vidente: «Ha venido para quedarse». Pero no. Es sólo un atajo para no decir que es una lata, esto del covid, tanto como el trabajar o el control aeroportuario).

Después de siglos leyendo jeremiadas contra la amenaza que supone para la libertad la divulgación de datos personales, el pueblo no ve el momento de anunciar que ya ha recibido los dos sacramentos vacunales, con selfie incluido y anotación de marca y lote. Mas no hay cuidado. Con el flemón del brazo todavía caliente en Twitter, hay quien clama contra el reconocimiento facial por IA.

Las mujeres han sido algo más recelosas, a sabiendas de que dar noticia del pinchazo equivale a revelar no ya la edad, sino su pavorosa franja.

Ni la inminencia cotidiana del colapso asistencial ni las acusaciones a Ayuso por parte de la izquierda de estar desmantelando la sanidad pública fueron incompatibles con los flashmobs en los hospitales, un ritual que al principio se me hizo bola, y que hoy tengo por un inxultante esdicio de democracia. No íbamos a autoaplaudirnos únicamente los civiles.

En la presentación en Madrid del diario de la exeurodiputada Teresa Giménez Barbat (Mil días en Bruselas; Editorial Funambulista), coincido con Ramón Arcusa y su bellísima esposa, Shura Hall. Ambos rebosan lozanía, vitalidad, y hambre de veraneo ciertamente envidiable. Hablamos de sus memorias, sobre todo de la parte que dedica a su juventud, un fresco de la Barcelona franquista a contrafibra del género, y donde abundan los catalanes que, como el propio Arcusa, vivieron despreocupados de la política. Hay pasajes en que incluso se les presume una nota de felicidad. Una osadía, sin duda. Sólo de camino a casa, caigo en la cuenta de que Resistiré devino en marzo de 2020 nuestro primerísimo auxilio.

Más de este autor

El reencuentro

«De repente, ha llamado un inspector, y sus razones son del Estado de Derecho. Europa, por emplear la jerga universitaria, vuelve a ser un ‘espacio seguro’ ante la amenaza de involución supremacista»

Opinión

Paliativos

«El objetivo de Ardern se antojaba ilusorio en una sociedad abierta y global, fundada en los intercambios comerciales y de fluidos y, por consiguiente, sometida al azaroso ‘spread’ de los días»

Opinión

Más en El Subjetivo

Ricardo Dudda

Quema tu mascarilla

«Una regla de las políticas públicas es que una vez que algo está implantado es difícil dar marcha atrás. En España hemos seguido con diligencia las normas»

Opinión