Raquel Sastre

Médicos robots

¿La NASA acaba de sacar un médico robot? Qué anticuados. En la seguridad social los llevamos usando desde hace años gracias a los recortes y la privatización. ¿No os da la sensación de que el médico ni os mira cuando entráis en la consulta?

Opinión

Médicos robots

¿La NASA acaba de sacar un médico robot? Qué anticuados. En la seguridad social los llevamos usando desde hace años gracias a los recortes y la privatización. ¿No os da la sensación de que el médico ni os mira cuando entráis en la consulta?

¿La NASA acaba de sacar un médico robot? Qué anticuados. En la seguridad social los llevamos usando desde hace años gracias a los recortes y la privatización. ¿No os da la sensación de que el médico ni os mira cuando entráis en la consulta? «¿Qué le pasa?» «Me duele el estómago». «Eso es un virus». «¿Seguro? ¿No tendrá nada que ver el cuchillo que tengo clavado?» «Seguro, es que el virus este año viene muy fuerte».

Cuando llevas tantos años atendiendo el mismo tipo de casos, tu trabajo se vuelve mecánico. Y si a eso le añades que por los recortes te doblan el número de pacientes, tienes que transformarte en un robot para poder atenderlos a todos. Como será la cosa, que el otro día mi médico se despidió con un «Sayonara, baby».

La sanidad debería ser el servicio más eficiente de todos, pero por más que se esfuerce el personal sanitario, nuestros políticos no les dejan. Los pacientes hemos pasado de personas a productos que hay que procesar: unos a listas de espera interminables para una intervención, otros a casa unos días para recuperarse, otros a rellenarle unas recetas. Y así un día con otro.

El problema es cuando llega un caso especial y estás tan saturado, que tu mente robótica lo pone en uno de esos tres montones, sin atender lo suficiente. A mí me pasó. Hace 5 años fui con un dolor de cabeza terrible al médico y me diagnosticó jaqueca. Al rato volví con mucha fiebre y me dijo que sería gripe. Cuando no me podía ni mover del dolor, me ingresaron en el hospital y llegaron a la conclusión buena: meningitis. Si llega a ser «la mala», ese lapso de tiempo me habría costado una ceguera, una sordera o, incluso, la muerte.

Por eso aprovecho estas líneas para pedirlo: salgamos a la calle a apoyar a nuestro personal médico. Salgamos para evitar los recortes y las privatizaciones. Salgamos porque, con cada recorte que hace el gobierno, nos estamos jugando la vida.

Más de este autor

Las dos caras de la tecnología

Siempre he pensado que la tecnología y las redes sociales facilitan las cosas a la gente, pero a los que tienen (tenemos) la mente perversa, más aún. Da igual que seas un ladrón, un bromista o un infiel, siempre puedes sacarle provecho.

Opinión

Envidia de Fatwa

Cada vez que escribo un texto de ficción humorística me encuentro siempre con lo mismo: con la envidia de fatwa. Da igual si en el texto hay chistes sobre cristianismo, veganismo, homeopatía o ser de Murcia; siempre hay un grupo de personas que responden, cual energúmenos, a la ficción como si lo escrito fuese un dogma.

Opinión

Más en El Subjetivo

Victoria Carvajal

De Wall Street al ‘Main Street’

«Para poder dar un verdadero vuelco al deterioro social y económico, Yellen necesita desbloquear cuanto antes el paquete de estímulo para reactivar la economía por valor de 900.000 millones de dólares, pero cuya aprobación que aún divide al Congreso»

Opinión

Jorge San Miguel

Mi vecino de abajo

«El rock progresivo es una cosa de tíos. De chicos blancos de la pequeña clase media suburbana de mediados del S. XX. Un mundo que se va, que se ha ido»

Opinión

Antonio García Maldonado

La madre de Obama

«Ella no llegó a verlo de presidente, ya que murió en 1995, pero no hay duda de que Obama jamás lo habría sido sin el concurso tenaz de una madre que –se intuye– tuvo algo de juguete roto de una época»

Opinión