Óscar Monsalvo

Mein Kampf: que lean lo que fue

Hace algo menos de un año se publicó en Alemania una nueva edición de 'Mi lucha', el manifiesto de Adolf Hitler. La edición superó las expectativas más optimistas, y se ha convertido en un éxito de ventas.

Opinión

Mein Kampf: que lean lo que fue
Óscar Monsalvo

Óscar Monsalvo

Profesor de Filosofía en Bachillerato, valga el oxímoron.

Hace algo menos de un año se publicó en Alemania una nueva edición de ‘Mi lucha’, el manifiesto de Adolf Hitler. La edición superó las expectativas más optimistas, y se ha convertido en un éxito de ventas.

Al contrario de lo que pudiera parecer, es una buena noticia. Se trata de una edición crítica, con numerosas anotaciones realizadas por un equipo de expertos del Instituto de Historia Contemporánea de Munich. Pero incluso si la edición consistiera únicamente en el texto crudo de Hitler, seguiría siendo una buena noticia. Es verdad que muchos neonazis usarían la obra como objeto de culto. Pero es algo que han hecho durante años, y es algo que seguirían haciendo mediante copias pirateadas o, mejor aún, conseguidas en alguna oscura librería. El misterio es un complemento necesario del culto.

 La publicación masiva del panfleto diluye ese efecto. La mente enferma de los adoradores del bigote pequeño -literalmente enferma, como se podrá llegar a demostrar en unos años- seguirá como estaba, pero el objeto de su adoración estará al alcance de cualquiera. Y lo mejor, es decir, lo peor que le puede pasar a un culto como el nazismo es la exposición. Hay que conocer qué decía Hitler y qué fue el nazismo. Y nada mejor que acudir a las fuentes directas. Porque la alternativa, propia de esta época, es la ficción. Y la ficción está bien para mostrar mundos que no han existido, no para ofrecer una versión del mundo que existió.

 El debate en Alemania, ahora, no es si la obra debería haberse publicado, sino si es conveniente que sea leída en los colegios. Seguramente habría que actuar con cuidado. No debería leerse a cualquier edad, y no debería guiar la lectura cualquier profesor. Pero la manera de proceder es meramente una cuestión accidental. La lectura en Alemania de una obra como ‘Mi lucha’ es, más que conveniente, necesaria.

 Hay que conocer la historia. No para que no se repita, sino porque sabemos que siempre se repite. Por eso es necesario aprender cuál es la esencia del totalitarismo, más allá de los símbolos particulares. Es necesario conocer qué dijo y qué hizo el bigote pequeño, y es necesario conocer qué dijo y qué hizo el bigote grande. Es necesario arrancar la historia de la sección «Ficción», y es necesario que los libros de texto muestren los hechos.

Empeño difícil, ciertamente. Vivimos en la era del relato.

Más de este autor

Idos/iros

Seguramente el debate en torno al idos/iros es una pérdida de tiempo.

Pero qué no lo es, si al final siempre está la muerte.

Y ahora que ya he levantado el ánimo del lector, sigo con el asunto.

El fondo del debate no es si hay que aceptar «iros» o seguir usando «idos», si es que realmente se usaba. Tampoco la utilidad de la Academia.

El fondo, creo, es si una institución puede ser al mismo tiempo prescriptiva y descriptiva.

Se decía estos días que la RAE lo que hace es reflejar cómo cambia el uso de la lengua y adaptarse a esos cambios. Me parece bien.

Pero también había quienes decían que lo que debe hacer la RAE es prescribir cuáles son los usos correctos de la lengua. También me parece bien.

Lo que no se puede decir, creo, es que la RAE debe ser las dos cosas a la vez. Porque no puede serlo.

Opinión

Logos y nomos

Los jueces no están para frenar la voluntad del pueblo, decía hace unos días Marine Le Pen en un mitin en Nantes. La búsqueda «enemies of the people” en Google Imágenes lleva a la ya icónica portada del Daily Times, ésa en la que tres jueces eran acusados de traicionar al pueblo y a los 17,4 millones de votantes a favor del Brexit. Al otro lado del Atlántico, Trump libra una guerra contra la prensa, contra la unicidad de los hechos y, cómo no, contra los so-called jueces. Y aquí, el proceso catalán se ha convertido al fin en lo que ya era en potencia: una procesión. Los cofrades acompañan estos días a los condenados, a pesar de que en el fondo no hay distinción entre los unos y los otros, puesto que juzgar a Mas, a Homs o a Forcadell es juzgar la voluntad del pueblo (de Cataluña).

Opinión

Más en El Subjetivo

José García Domínguez

Madrid isn’t Spain anymore

«In Madrid, just as in London or Paris, Prague or Vienna, and also in Lisbon, there is beginning to occur something that cannot be recalled in Europe since the fall of the Roman Empire, to wit: the most humble strata of the population are leaving the city again»

Opinión

Jorge Freire

La pasión del incógnito

«En una época dominada por el deseo de diferenciarse, nada hay más más noble que aspirar a una honrosa generosidad. ¿No decía Balzac que la pasión del incógnito era un placer de príncipes?»

Opinión