Laura Fàbregas

Messi es el psicólogo

«A veces la solución está en no tomarse a uno mismo tan en serio, salir del ensimismamiento e intentar hacer felices a los demás»

Opinión

Messi es el psicólogo
Foto: Juan Roncoroni| AP
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

La entrevista de Jordi Évole a Leo Messi no logró sonsacarle ningún posicionamiento político ni preferencia por alguno de los candidatos a presidir el Barça, pero ofreció momentos de gran naturalidad que conectaron al nuevo Dios del fútbol con la mayoría de mortales… Messi afirmó con mucha sinceridad que «tendría que haber ido» al psicólogo pero que «le cuesta dar este paso». 

Fue una afirmación tan valiente como humilde, y difícil de oír, por ejemplo, en boca de los políticos, cuyas respuestas -incluso las más banales sobre cantantes favoritos o aficiones- suelen estar fijadas de antemano, ya sea por la propia necesidad del candidato de gustar o por el afán de control de estos spin doctors que con su calculada previsión eliminan cualquier destello de espontaneidad. 

Sin ánimo de caer en la antipolítica, la gracia de Messi es llegar a ser una persona de interés público por un talento incuestionable en lugar de serlo tras muchos cuchillazos por la espada, estrategias de partido, oportunismo político y elevadas dosis de cinismo. Su naturalidad se debe a algo tan poco sofisticado como es ser el mejor dando patadas a un balón. Y en la democracia del fútbol prima la meritocracia en vez de los dedazos o el seguidismo a la dirección. ¡La pelota no se mancha!, que decía Maradona.  

Como Messi, creo que la mayoría de gente necesitaría ir alguna vez en su vida al psicólogo, pero también sé que es la afición favorita de narcisistas y artistas adolescentes a quien más que ir a terapia enviaría a colaborar con la Cruz Roja o a campos de trabajo forzado como cura infalible a su egocentrismo. Y es que a veces la solución está en no tomarse a uno mismo tan en serio, salir del ensimismamiento e intentar hacer felices a los demás. En definitiva, lo que hace Messi en el césped. 

Más de este autor

Chaves Nogales en 2017

«Parafraseando a Nogales, el partido que detectó antes que nadie lo que era el nacionalismo catalán, y que parecía estar mejor preparado para afrontar la España del post-procés, no se detuvo a tiempo»

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

El sí de las niñas

«Lo que deja entrever el texto del proyecto de ley es una concepción absolutamente puritana del sexo, una idea alejada de lo que debería ser la visión de las relaciones sexuales en el siglo XXI»

Opinión