The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Monarquía bananera

El abuso ha sido de Gowex, como bien se sabe ya, la vergüenza para la CNMV y el descrédito para el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), del que todos quieren huir ahora que se hunde tras verse que era una mera casa de Tócame Roque.

Ahí sigue, en portada del sitio en internet de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), su glorioso comunicado del pasado día 2: “Se ha solicitado a la Securities and Exchange Commission (SEC) de los Estados Unidos y a la Financial Conduct Authority (FCA) del Reino Unido, información relativa a Gotham City Research LLC y sus administradores, al objeto de analizar si el documento publicado por dicha entidad sobre Let’s Gowex pudiera constituir un supuesto de abuso de mercado, de acuerdo con la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores”. El primer disparo, al mensajero. Se llame ‘El Mundo’ o se llame Gotham.

Pues no, miren ustedes. El abuso ha sido de Gowex, como bien se sabe ya, la vergüenza para la CNMV, pese a que advierta lo de “se recuerda que las competencias de la CNMV en este contexto se reducen a la vigilancia de las conductas de abuso de mercado” –pues claro, ¿no?-, y el descrédito para el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), del que todos quieren huir ahora que se hunde tras verse que era una mera casa de Tócame Roque ante unos reguladores españoles que se han tragado Bankia, el resto de las (ex)cajas, Pescanova y todo lo demás. Y lo que se irá descubriendo.

El nivel de descontrol de ese barril de manzanas podridas a que ha quedado reducido el Estado se resume bien en una empresilla como Gowex, de la que el ‘Financial Times’ subraya hoy, atónito, que según Gotham multiplicó por 10 en su contabilidad sus ingresos reales y tenía en funcionamiento apenas un 5% de los ‘hotspots’ de internet que aseguraba estar operando.

Aquí solemos reírnos de las ‘repúblicas bananeras’. Uno acaba por envidiar a algunas de ellas, viéndolas hoy desde esta monarquía bananera que tenemos.

Más de este autor

Más en El Subjetivo

Harold Bloom

Da miedo que la muerte de Bloom sea otro síntoma del ocaso de lo que él representó, pero la historia es la que es, no hay otra, y va de lo strong a lo light con una rapidez preocupante