Laura Fàbregas

Monedero y el pueblo

«Ya sabemos que el hombre, en masa, es más parecido a un chimpancé que a un ser racional»

Opinión

Monedero y el pueblo
Foto: Twitter
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Sentirse que se forma parte de una mayoría no significa ser una mayoría real, aunque es suficiente para que los más intolerantes o sectarios se envalentonen y se impongan en el espacio público, ya sea agrediendo, echando a alguien del lugar u ocupando cada rincón con su mierda simbólica.

Tras la victoria del Brexit, en el Reino Unido aumentaron más de un 50% los ataques xenófobos contra inmigrantes. Los violentos se sentían más legitimados por el entorno a poner en práctica algunas de sus ideas. ¡Eran el pueblo!

Los insultos y escrache que sufrió el otro día el fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, en un bar de Cádiz, forman parte de lo mismo. No sé hasta qué punto se hubieran producido si en Andalucía gobernara el PSOE con el apoyo externo de Podemos… Sucede a menudo que la masa solo se atreve a hacer una demostración de fuerza cuando el poder está de su parte o se sienten que son el pueblo, la mayoría.

En los años más intensos del procés, los independentistas hicieron un escrache de más de tres horas a Xavier García Albiol a plena luz del día en Badalona. Curiosamente, es la ciudad donde el candidato popular siempre gana las elecciones.

Las imágenes de ese escrache es de lo más vergonzoso que recuerdo del procés. Gregarismo puro. Pensamiento cautivo. ¿No había de verdad un solo independentista al que, con sus ideas legítimas, le diera vergüenza ese espectáculo grotesco? Pero ya sabemos que el hombre, en masa, es más parecido a un chimpancé que a un ser racional.

El caso de Monedero pone sobre la mesa las contradicciones de Podemos, que aplicando una suerte de clasismo inverso deciden quién es merecedor de un escarnio público y quién no. A través de su Pravda, el pseudo medio digital Última Hora dirigido por Dina Bousselham, han intentado demostrar la diferencia entre un «escrache» -lo que ellos alentaron- y un acto «fascista». La diferencia, claro está, es que el pueblo solo es fascista cuando no está de su parte.

Más de este autor

‘Los Jordis’ de Chicago

«A veces solo la perspectiva del tiempo dilucida lo que fue una causa justa (como derogar el servicio militar) o una laminación de derechos individuales y civiles (el referéndum del 1-O)»

Opinión

Oportunismo morado

«Iglesias y su séquito no dudarán en erosionar las instituciones para salvar su piel»

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

La invención del cine

«Lo que los Lumière inventaron y lo que echamos de menos ahora no son solo las películas, sino esa especie de rito laico e individual que, en cambio, funciona en conjunto, o funciona también en conjunto»

Opinión