The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Mucho diálogo, y aún más moderación

Tres de los ministros del nuevo Gobierno de Rajoy -Fátima Báñez, Álvaro Nadal y Dolors Monserrat- formaron parte del equipo del Partido Popular que negoció en agosto con el equipo de Ciudadanos el acuerdo para la investidura. Y aquello acabó bien gracias al diálogo y la moderación de los negociadores. El nuevo portavoz del Gobierno -Iñigo Méndez de Vigo- ha rebajado la tensión de las turbulentas áreas de Educación y de Cultura gracias a su talante dialogante; una cualidad que cuida desde siempre el nuevo ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido.

No será difícil que pueda repetirse una anécdota que acompañó la primera comparecencia en el Congreso de un repetidor -el ministro de Justicia, Rafael Catalá- cuando una diputada de la oposición exclamó: “¡ya está bien de discursos moderados!”. Pues no: tendremos discursos moderados y ofertas de diálogo hasta la extenuación. Por ahí serán difíciles las críticas. ¿Cristóbal Montoro puede ser la excepción? Pues tampoco, porque la difícil relación con las comunidades autónomas pasa a depender de Soraya Sáenz de Santamaría, quien ya ha cultivado una muy buena relación con la Generalitat de Catalunya, y pelear con el déficit es de las pocas cosas que no exigen ni moderación ni diálogo sino mucha disciplina.

Quizá la reacción que los corresponsales en Bruselas tuvieron ayer al conocer que Alfonso Dastis es el nuevo ministro de Asuntos Exteriores resuma las cualidades que Rajoy espera de su nuevo Gobierno: discreto, afable, experto, cercano, capaz… son adjetivos que acompañaron a los comentarios de tuiter y a las primeras crónicas bruselenses de reacción a un nombramiento que no figuraba en ninguna quiniela.

Pero algo habrá que criticar. ¿Que hay pocos jóvenes? Seis tienen menos de 50 años: Soraya Sáenz de Santamaría, Fátima Báñez, Isabel García Tejerina, Álvaro Nadal, Íñigo de la Serna y Dolors Monserrat. ¿Que hay pocas mujeres? Pues son cinco: la única vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, y las tres de los seis más jóvenes. Y no es habitual que el Ministerio de Defensa y la Vicepresidencia (y más si es única) recaigan en mujeres. Habrá quien critique que siga sin haber vicepresidencia económica, aunque Luis de Guindos refuerza su cartera con el área de Industria. La respuesta implícita podría ser que el diálogo, y la moderación, deben aplicarse a todos los niveles. Es lo que toca ahora: diálogo y moderación hasta que los españoles griten: “¡basta ya de discursos moderados!”. Y ese grito no se va a producir mañana.

Más de este autor

The winner takes it all

"Solo hay un entusiasta de la falaz disyuntiva de Sánchez. Se llama Gabriel Rufián y ahora no exhibe los gadgets que le hicieron famoso como provocador"

Se llamaba Cosme

¿Lo pillas, Arnaldo? Somos muchos los que nos acordamos de lo que hicisteis y, porque nos acordamos, te entendimos en tu siniestra entrevista cuando dijiste aquello de que ya no os hace falta hacer lo que hacíais para conseguir vuestros objetivos políticos. Nos acordamos, por ejemplo, de que la primera madrugada de aquel mes de julio arrancó con un hombre que se llamaba Cosme atado a un árbol.

Más en El Subjetivo