The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

No todo vale

Foto: Asís G. Ayerbe | EFE Fototeca

El psiquiatra Juanjo Jambrina no solo es uno de mis escasos amigos imprescindibles (“els amics es poden comptar amb els dits d’una mà”, reza una de esas máximas catalanas de baldosa que siempre me recuerda mi padre) sino que también escribe con garra y hace todo lo posible por ser un profesional incontestable. Entre sus logros se encuentra la iniciativa del documental Desconectados (de Manuel Gómez Pereira), que cuenta la experiencia de un modelo de abordaje psiquiátrico fuera de sórdidos manicomios. Un modelo de éxito que Juanjo, siguiendo la estela de sus maestros, ha establecido en Avilés, villa muy recomendable para comer, beber y reír en buena compañía de batas blancas.

Allí también organiza un Congreso Internacional de Salud Mental. Ya van por la decimoquinta edición. Y no se le ha ocurrido otra cosa que invitar al periodista Arcadi Espada, uno de los escasos escritores españoles que ha sido capaz de superar la mullida modorra literaria para asomarse al árido solar de la ciencia sin astronautas.

Pues bien, el pollo que han montado desde el sindicalismo cerril y gritón CoCó mueve a la duda sobre la óptima salud mental de cierta izquierda española. Cito con el rubor de transcribir la ignominia analfabeta de un esputo titulado ‘No todo vale’: “Es lamentable y vergonzoso que el XV Congreso Internacional de Salud Mental de Avilés, con una trayectoria y un reconocimiento a la labor, sobradamente reconocida e incluso premiado y galardonado por sus éxitos y buenos resultados, se vea enturbiado por la presencia del periodista Arcadi Espada, de todos conocido por sus posiciones y argumentos totalmente xenófobos, machistas y discriminatorios respecto a las personas que él considera inferiores tanto por etnia como por discapacidades físicas como mentales, afianzando en la línea de la supremacía de una raza superior…”

No voy a valorar si el texto que me llega firmado por una tal Evelia Muñiz Menéndez, de Cocó, incurre en varias acciones judicialmente punibles. Solo puedo afirmar, y ahí le cojo el argumento a Juanjo, que toda la obra fáctica de Arcadi tiene un único tema: vindicar a los vencidos, a los sin voz, a los humillados por un poder que no pocas veces emana del sindicalismo mafioso.

Más de este autor

Reinado punk

"La serie mantiene el soberbio equilibrio entre el devenir histórico y la intrahistoria de los Windsor, que no deja de ser como la de cualquier hijo de vecino si le solventas a este las menudencias crematísticas y las cosas del comer"

Cien años de honradez, dicen

"El Gobierno Picapiedra durará menos que un telediario en noche de Champions, y diría que al PSOE le esperan duras horas en el rincón de pensar y el desierto penitente de las travesías bíblicas"

Más en El Subjetivo

Dignidad

Como nunca estuvo muy claro qué añade la dignidad a los derechos humanos, con el tiempo, aquélla ha aspirado a ser el fundamento metafísico de estos