Publicidad
Patricia F. de Lis

Dos españoles en Fukushima

Dos españoles han tenido relación con la central nuclear japonesa de Fukushima en los últimos días. Uno, de forma tangencial. Otro, con una implicación absoluta

Opinión

Dos españoles en Fukushima

Dos españoles han tenido relación con la central nuclear japonesa de Fukushima en los últimos días. Uno, de forma tangencial. Otro, con una implicación absoluta

Dos españoles han tenido relación con la central nuclear japonesa de Fukushima en los últimos días. Uno, de forma tangencial. Otro, con una implicación absoluta. Uno ha estado a dos horas de la planta. El otro, en plena ‘zona cero’. La visita de uno de ellos ha captado la atención de todos los medios de comunicación. La del otro ha pasado totalmente desapercibida. A ver si adivinan cuál se dedica a la política y quién trabaja en ciencia.

Mariano Rajoy es el presidente español, y el primer mandatario que ha querido visitar la zona de Fukushima tras el desastroso accidente de marzo de 2011. Juan Carlos Lentijo es el responsable del grupo internacional que da apoyo técnico a planta de Fukushima, y lleva más de 30 años dedicado a la energía nuclear y la protección radiológica.

Rajoy ha dicho que existen «temores infundados» sobre la estabilidad de la central. «Y yo espero que mi presencia hoy aquí contribuya a disipar estos temores», añadió. Lentijo ha asegurado, en una entrevista reciente con la web de noticias científicas ‘Materia’, que la situación en Fukushima «está lejos de ser normal». 

La realidad en Fukushima muestra que hay filtraciones descontroladas de la central al mar, y de aguas subterráneas procedentes de las colinas hacia los propios reactores. La filtración ha sido catalogada como un incidente de nivel 3 en la escala internacional para estos eventos: el máximo es 7. Mientras, la radiación a la que han estado sometidos los trabajadores puede ser un 20% superior a lo estimado, según reconoció ayer un informe del Comité Científico de la ONU. La situación es tan dramática que Japón ha pedido ayuda internacional para hacer frente a la crisis.

Un político y un científico visitan Fukushima. A ver si adivinan cómo acaba el chiste.

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D