Publicidad
Patricia F. de Lis

Por qué necesitamos inmigrantes para innovar

Si te preguntaran cuáles son las compañías más innovadoras del mundo, ¿qué nombres darías? ¿Apple, Google, Amazon, quizás? ¿Ebay, Intel, IBM, Yahoo, Oracle o Texas Instruments?

Opinión

Por qué necesitamos inmigrantes para innovar

Si te preguntaran cuáles son las compañías más innovadoras del mundo, ¿qué nombres darías? ¿Apple, Google, Amazon, quizás? ¿Ebay, Intel, IBM, Yahoo, Oracle o Texas Instruments?

Si te preguntaran cuáles son las compañías más innovadoras del mundo, ¿qué nombres darías? ¿Apple, Google, Amazon, quizás? ¿Ebay, Intel, IBM, Yahoo, Oracle o Texas Instruments? Todas ellas forman parte, efectivamente, de las listas de empresas que más innovan, y todas ellas tienen dos cosas más en común: que tienen su sede fiscal en Estados Unidos, y que, además, han sido creadas por inmigrantes o por hijos de inmigrantes. Y el nuevo consejero delegado de Microsoft, Satya Nadella, es indio.

El 60% de las 25 empresas más innovadoras de EEUU, responsables de mantener un total de 1,2 millones de empleos, han sido creadas por inmigrantes de primera o segunda generación. La industria de Silicon Valley ha proporcionado estos datos porque teme que esta oleada de inmigración creativa se frene: el problema es que el Gobierno estadounidense concede cada vez menos visados, y la industria necesita 125.000 ingenieros para seguir creciendo, que no llegan.

El Gobierno portugués ha reaccionado: acaba de anunciar que prepara un plan estratégico para conceder visados temporales a estudiantes, investigadores, artistas y emprendedores «con alto talento que puedan crear oportunidades y empleos en el país». Es un movimiento muy inteligente. En un mundo globalizado, limitar tu capacidad de competir a tus propios ‘cerebros’ es un error. Debes hacer lo posible porque tu país sea suficientemente atractivo para que los trabajadores más inteligentes del mundo quieran venir a ayudar a sacarlo adelante y, además, quieran vivir aquí y contribuir al crecimiento futuro del país con sus hijos, que también pueden ser muy competitivos e inteligentes.

Es la economía de la I+I, Inmigración e Innovación, que permite la atracción del talento internacional mientras mantienes el propio. En España, mientras, no solo expulsamos a nuestros científicos, ingenieros y programadores informáticos, si no que el número de inmigrantes ha descendido por primera vez desde que el INE. Lamentablemente, tardaremos décadas en recuperarnos de esta nefasta política laboral y de inversión pública. Sin I+D ni I+I no hay futuro.

Envía el primer comentario

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D