Publicidad
Patricia F. de Lis

Una historia tonta, simple, mentecata

El terror planetario que provocaría una supuesta escasez de chocolate causada por el consumo ávido de los chinos no es una noticia. Es lo que el diccionario de la Real Academia califica como algo “tonto, simple, mentecato”. O sea, una memez.

Opinión

Una historia tonta, simple, mentecata

El terror planetario que provocaría una supuesta escasez de chocolate causada por el consumo ávido de los chinos no es una noticia. Es lo que el diccionario de la Real Academia califica como algo “tonto, simple, mentecato”. O sea, una memez.

“China deja al mundo sin chocolate”. “China se comerá todo el chocolate del mundo en 2020”. “China podría acabar con el chocolate”. Probablemente hayan leído los titulares o escuchado esta historia, que circula por los medios desde hace unos días. Llamarlo noticia sería muy generoso. La mayoría de los periodistas creemos que dar una noticia supone contar algo que previamente no se sabía y que alguien, en alguna parte, intenta que siga sin saberse. El terror planetario que provocaría una supuesta escasez de chocolate causada por el consumo ávido de los chinos no es una noticia. Es lo que el diccionario de la Real Academia califica como algo “tonto, simple, mentecato”. O sea, una memez.

Los titulares nacen de un artículo publicado en el diario británico The Times. Aprovechando la Semana Santa, cuando las noticias de verdad escasean y en los países anglosajones es típico el consumo de huevos y conejitos de chocolate, el diario da cuenta del aumento del precio del cacao en el último año y medio, que la patronal internacional del sector achaca al elevado consumo de chocolate en Asia. Algunos expertos, continúa el artículo, temen que la demanda en 2020 sea tan elevada que la producción actual no la cubriría, y proponen reformas en el mercado para evitarlo.

El diario sensacionalista británico Daily Mail agarró esta noticia, la resumió, la salpimentó, cambió Asia por China y tituló: “Horror chocolatero. Puede ser Semana Santa pero el mundo se está quedando sin cacao por la demanda en China”. Los medios españoles, a su vez, tradujeron la noticia, le añadieron un poquito de salsa picante, y titularon: “Un mundo sin chocolate por culpa de China”.

Los fenómenos del copiapega y el sensacionalismo no son nuevos, pero se han incrementado en la era de internet. La facilidad para copiar, la enorme competencia y un modelo publicitario que paga por visitas a páginas, en lugar de por lectores fieles, ha acelerado esta loca carrera de los medios, que buscan posicionar historias cada vez más increíbles, con titulares más llamativos, con el único objetivo de que sean ‘pinchadas’. Historias tontas, simples y mentecatas que, lamentablemente, se están comiendo a las noticias.

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D