Laura Fàbregas

Piedad frente a indulto

«Muchos somos defensores de la piedad. Pero para el perdón, es decir, el indulto, debe haber arrepentimiento previo»

Opinión Actualizado:

Piedad frente a indulto
Foto: Jean-Francois Badias| AP
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Después de tres años de cárcel de los principales promotores del 1-O y viendo la fractura generada en Cataluña por el procés, se podría pensar que la concesión de un indulto podría ayudar a superar la actual parálisis política, buscar la reconciliación y encarar con la mayor unidad posible el futuro próximo, marcado por la crisis económica derivada de la Covid-19.

Este escenario, sin embargo, es poco realista cuando se da la circunstancia de que son los propios nacionalistas quienes desdeñan la propuesta de indulto y se enrocan en la amnistía. Una petición que, además de ser imposible en nuestro ordenamiento jurídico, representaría la absolución -también moral- de sus responsabilidades ante los hechos del 1-O.

El separatismo no ha hecho autocrítica y su renuncia a la vía unilateral se asemeja bastante al escalofriante razonamiento que dio Arnaldo Otegi a Jordi Évole respecto al cese de la violencia de ETA: no era útil para sus objetivos. Es decir, una renuncia instrumental y separada de cualquier reflexión ética sobre cuáles son los medios aceptables para lograr unos fines políticos.

Ante esta ausencia de reconocimiento sincero de las normas democráticas, Pedro Sánchez debería replantearse su postura. Nadie discute que esta medida de gracia es plenamente constitucional, pero la garantía jurídica de reconocer a partidos que ni condenan la violencia ni a la vía ilegal a la secesión, no debería confundirse con el hecho político de validarlos como interlocutores políticos.

Estoy convencida de que una mayoría de catalanes quiere verles fuera de la cárcel, ya sea porque consideran que no han hecho nada o, simplemente, porque no se mueven con ningún espíritu de venganza. Y, a excepción del pobre preso común que no corre la misma suerte, al resto poco nos importa si les privilegian con el tercer grado antes de tiempo.

Muchos somos defensores de la piedad. Pero para el perdón, es decir, el indulto, debe haber arrepentimiento previo.

 

«»

Más de este autor

‘Los Jordis’ de Chicago

«A veces solo la perspectiva del tiempo dilucida lo que fue una causa justa (como derogar el servicio militar) o una laminación de derechos individuales y civiles (el referéndum del 1-O)»

Opinión

Oportunismo morado

«Iglesias y su séquito no dudarán en erosionar las instituciones para salvar su piel»

Opinión

Más en El Subjetivo

José García Domínguez

Madrid isn’t Spain anymore

«In Madrid, just as in London or Paris, Prague or Vienna, and also in Lisbon, there is beginning to occur something that cannot be recalled in Europe since the fall of the Roman Empire, to wit: the most humble strata of the population are leaving the city again»

Opinión

Jorge Freire

La pasión del incógnito

«En una época dominada por el deseo de diferenciarse, nada hay más más noble que aspirar a una honrosa generosidad. ¿No decía Balzac que la pasión del incógnito era un placer de príncipes?»

Opinión