Manuel Aguilera

Plata de Chávez, plata de Aznar

El gesto demuestra hasta qué punto está perdiendo el norte Podemos, que cada día se parece más a la casta que tanto critica.

Opinión

Plata de Chávez, plata de Aznar

El gesto demuestra hasta qué punto está perdiendo el norte Podemos, que cada día se parece más a la casta que tanto critica.

Nunca había realizado una entrevista con tantas vidas como la que le hice a José María Aznar el pasado 23 de febrero cuando visitó la redacción de Diario Las Américas. No había mucho tiempo para preguntas y tuve que ir al grano rápidamente pero el expresidente dio juego. Caña a Maduros, caña a los Castro y caña a Podemos en apenas 30 minutos. Aznar repartió a diestro y siniestro, feliz porque -de fondo- una pantalla de televisión confirmaba la victoria del Real Madrid sobre el Schalke 04.

Durante el mismo fin de semana que se publicó la mayoría de los medios españoles rebotaron las palabras gruesas del presidente de honor del PP sobre todo su “cariñosa mención” al partido de Pablo Iglesias: “Podemos es un movimiento político que defiende modelos totalmente totalitarios y postulados populistas y que ha sido financiado como sus dirigentes por el régimen de chavismo.

Evidentemente, Europa y España no necesitan movimientos populistas, de un rancio marxismo, de una rancia extrema izquierda y eso es lo que realmente representa Podemos. Creo que además de eso, por sus conexiones con el régimen de Chávez, sus dirigentes distan mucho de cumplir los parámetros democráticos exigibles de las democracias a las cuales pertenecemos”.

Este lunes, Podemos reaccionaba y anunciaba querella contra Aznar por acusarles de financiación ilegal y le reclaman una indemnización de 100.000 euros por «daños morales y perjuicios».

El gesto demuestra hasta qué punto está perdiendo el norte Podemos, que cada día se parece más a la casta que tanto critica. Convertir la confrontación política en una antesala judicial recuerda a los peores momentos del régimen PP-PSOE que tanto les gusta denunciar. Querella que ocupan titulares y no van a ningún lado.

Y lo peor de todo, si cumplen su objetivo y consiguen los 100.000 euros van pasar de ser financiados por Chávez a cobrar del bolsillo de Aznar, su peor enemigo. Paradojas de la lucha de castas, que no de clases.

Más de este autor

Espejito, espejito

38 años son demasiados para no bajarse del burro de la vida pública sobre todo si en el camino no hay un triste charco que nos haga de espejo.

Opinión

Más en El Subjetivo

Daniel Capó

Ser padres

«La paternidad consiste en volver a aprender para terminar sabiendo algo más que al principio»

Opinión