Víctor de la Serna

Podemos llega a su límite

«Fruto inevitable del deterioro de los partidos nacionales en la España periférica, cobra mayor importancia, quizá como contrapeso, el colapso de Podemos y de sus filiales»

Opinión

Podemos llega a su límite
Foto: Javier Zorrilla| EFE
Víctor de la Serna

Víctor de la Serna

Periodista generalista a la antigua usanza, ha acabado especializándose en comunicación, cocina, vinos, baloncesto y las calles de Madrid.

Está claro hoy, una vez más, que los electores gallegos y vascos consideran a Núñez Feijoo y a Urkullu como dos gobernantes moderados, alejados de extremismos y dignos de confianza. En un país cada vez más dividido por los nacionalismos y regionalismos, es evidente que en Galicia y País Vasco la imagen de un centro moderado y fiable está cada vez menos relacionada con el PP o el PSOE: Feijoo ha hecho campaña por sí mismo, y en el País Vasco las opciones «españolistas» parecen en vías de extinción.

Junto a esas conclusiones quizá desencantadas, fruto inevitable del deterioro de los partidos nacionales en la España periférica, cobra mayor importancia, quizá como contrapeso, el colapso de Podemos y de sus filiales, que en estos años han dilapidado fulgurantemente sus ambiciones de poder.

Más de este autor

Un alivio… sobre el papel

«¿Estamos al borde de unas elecciones generales, o de un nuevo pacto gubernamental en el que la derecha apoye a Sánchez aceptando parte del desgaste?»

Opinión

Cuando Trump se queda desnudo

«¿Qué hace Trump? Sigue riéndose de la Kung Flu, desdeñando su gravedad y ofendiendo a los millones de personas que sufren»

Opinión

Más en El Subjetivo

José Carlos Rodríguez

Monarquía, pandemia y profilaxis

«Desde que Nietzsche proclamó la noticia de que Dios ha muerto, las monarquías cristianas son sistemas políticos republicanos. Eso es lo que podrá salvar la monarquía en España, que Felipe VI y sus sucesores actúen como republicanos ejemplares»

Opinión

Jordi Bernal

Tú que puedes

«Con el panorama general, y aunque no haya pillado tajada de los pérfidos saudíes ni tenga cuentas en paraísos fiscales, a mí también me gustaría escribir una carta de dimisión, deserción o despedida»

Opinión