Javier Quero

Putas y fútbol

El colectivo de zorrupias de Amsterdam exige al Gobierno holandés el mismo trato fiscal que los futbolistas.

Opinión

Putas y fútbol
Javier Quero

Javier Quero

Español. Periodista. Humorista. Ilustrador. Fundador de creActivos. Observador estupefacto. Superviviente.

El colectivo de zorrupias de Amsterdam exige al Gobierno holandés el mismo trato fiscal que los futbolistas.

El colectivo de zorrupias de Amsterdam exige al Gobierno holandés el mismo trato fiscal que los futbolistas. Argumentan que el suyo es un trabajo físico muy duro que no pueden practicar toda la vida. De ahí, la analogía entre profesionales de las pelotas. 

En Holanda, la prostitución es legal y goza de coberturas sociales y prestaciones por desempleo. Las lumis del barrio rojo pagan religiosamente sus impuestos al ejercer una actividad regulada, por inusual que sea un cliente reclamando la factura al confundir desgravar y desbragar. Distintas son las cosas en nuestro país. Mientras la Hacienda holandesa hace pasar a las putas, la española nos las hace pasar putas.

Putas y fútbol son dos aliviaderos del personal cuando éste anda encrespado. Pero, si en los Países Bajos se protegen pasiones bajas, aquí el amparo es para el balompié. Tal trato de favor ha desembocado en la denuncia europea al Estado español por conceder ayudas ilegales a clubes de fútbol, que tras la Banca y las autopistas de peaje conforman otro colectivo al que los ciudadanos debemos rescatar. Es por nuestro bien. El fútbol es un relajante espiritual, un placebo masivo, una válvula de escape social. Si el fútbol no existiera, habría que inventarlo.

Cualquier Gobierno con vocación de permanencia debe preservar el fútbol. Los españoles hemos contribuido a esta situación. No hay más que vernos cuando un presunto defraudador acude a declarar al juzgado. El populacho deviene turba amenazante si se trata de un bárcenas o una pantoja cualquiera. Pero si el sospechoso es un astro del balón, la plebe lo aclama, lo anima y lo jalea. Exigimos con soltura que paguen más impuestos los que más ganan, salvo si son futbolistas, pues ellos, como las putas de Amsterdam, son cuerpos de elite.

 

Más de este autor

El carnaval de los pactos

Pedro Sánchez, el político con más vetos que votos, es la nueva reina del carnaval. En la chirigota de los pactos, la habilidad para cambiar de disfraz es vital. De ahí que el líder socialista tiña de naranja las líneas rojas que le separaban de Ciudadanos, y lo que eran «las derechas» se transformen en «los derechos». Más complejo es lograr una máscara del agrado de Podemos, cuyos dirigentes sospechan que Sánchez pretende ponerse morado con acuerdos en blanco para superar su marrón. Y así ocurre, que le sacan los colores. Por alcanzar la investidura, Sánchez cambia su vestidura y falla como en los Goya, donde apostó por la indumentaria informal y se encontró con Iglesias dentro de un smoking que le venía como el cargo de vicepresidente, muy grande.

Opinión

Aquellos reyes

Éramos niños ilusionados. Esperábamos a los reyes sin tener pajolera idea de lo que representaba la monarquía. Escribíamos cartas antes de que las nuevas tecnologías liquidaran la correspondencia en papel. Pedíamos regalos con la amenaza constante de descubrir en los zapatos un pedazo de carbón, sin considerar la relación de tal mineral con la crisis energética. Acudíamos a la cabalgata a pesar del riesgo de perder un ojo alcanzado por un proyectil con forma de caramelo, lanzado con muy mala leche desde carrozas, cuando tal nombre aún no se aplicaba a los venerables ancianos. Preparábamos viandas para los monarcas y sus camellos, que por aquel entonces sólo eran animales con joroba y no comerciantes furtivos de sustancias ilegales. Y la noche del 5 de enero caíamos en un sueño inquieto deseando un amanecer temprano.

Opinión

Más en El Subjetivo

José García Domínguez

Thatcher y el capitalismo utópico

«Lo único que hizo aquella mujer fue extender el certificado oficial de defunción de un orden social y económico, el del corporativismo británico nacido tras la Segunda Guerra Mundial, que los propios laboristas de la época, encabezados por Callaghan, habían reconocido ya inviable»

Opinión

Daniel Capó

En un plató

«Las grandes palabras suscitan emociones aún mayores ocultando así el espacio vacío de la política: ese gran fracaso colectivo que consiste en preferir vivir confortablemente en un plató de televisión antes que asumir el peso de una responsabilidad sin ira»

Opinión