Ricardo Dudda

'Sologripismo' y rendición de cuentas

«Hoy, tras más de 80.000 muertos por coronavirus, la gran mayoría de líderes de opinión sologripistas conservan sus puestos y su influencia»

Opinión

'Sologripismo' y rendición de cuentas
Foto: Jose Cabezas| Reuters
Ricardo Dudda

Ricardo Dudda

Periodista y miembro de la redacción de Letras Libres, columnista en El País y autor de "La verdad de la tribu". La corrección política y sus enemigos.

Un reputado corresponsal de la televisión pública decía a finales de febrero de 2020 que «parece que se extiende más el alarmismo que los datos». El 2 de marzo del mismo año, un presentador declaraba en directo que había un positivo de coronavirus entre el público y retaba a una colaboradora a abrazar uno a uno a todos los asistentes, supuestamente para demostrar que el virus no era grave. Otro presentador de un programa de debate nocturno hablaba de «coronahisteria» dos semanas antes del estado de alarma. Un importante político criticaba el «pseudoperiodismo de los reporteros con mascarilla» y a «la extrema derecha pidiendo cierre de fronteras por una gripe menos agresiva que la de todos los años». Las cuentas de ministerios y administraciones públicas repetían, a escasos días de la aprobación del estado de alarma, el mantra de que «El verdadero virus es el miedo». (Hay una cuenta esencial en Twitter que recopila este tipo de mensajes, @sologripismo).

A un año del inicio de la pandemia en España, no podemos decir que «nadie lo sabía». Mientras el CSIC avisaba que el virus era solo una gripe, gente anónima en redes se esforzaba por explicar que su mortalidad era mucho mayor, que la complacencia no sirve, que decir que el verdadero virus es el miedo es tremendamente irresponsable. Su voz no encajaba en un consenso que se construyó, en parte, para proteger al Gobierno. Durante un tiempo, reírse del coronavirus se convirtió en una opinión de izquierdas (por la simple razón de que el Gobierno de izquierdas negaba la pandemia).

Los líderes mediáticos, expertos y políticos «sologripistas» no solo fallaron en sus predicciones. Fueron arrogantes, displicentes, burlones con gente legítimamente preocupada. Cuando la pandemia se volvió trágicamente real, no realizaron una cura de humildad. Muchos se convirtieron, en apenas unas semanas, en fieles partidarios de las medidas más estrictas, en policías de visillo con celo represor. Pasaron de decir que «la gente con mascarilla es ignorante» a «la gente que sale a correr al parque nos pone en peligro a todos» en poco tiempo. De reírse de los padres preocupados por sus hijos pasaron a negarse a que los niños pudieran salir a la calle un par de horas durante la cuarentena. Y pasaron del discurso del alarmismo al del negacionismo: el negacionista era desde el conspiranoico que creía que el coronavirus era un invento de Bill Gates hasta cualquiera que cuestionara las decisiones políticas que se tomaron para luchar contra la pandemia (que eran decisiones «científicas», como si la ciencia fuera unívoca o todos los países hubieran tomado las mismas decisiones en todo el mundo).

Hoy, tras más de 80.000 muertos por coronavirus, la gran mayoría de líderes de opinión sologripistas conservan sus puestos y su influencia. Como ha escrito Jorge San Miguel, «nadie es capaz de predecir el futuro […], pero entre la saludable humildad que implica ese reconocimiento y la exhibición marmórea, chulesca, desaforada de jetas que estamos viendo tiene que haber algo». En una época en la que alguien es cancelado en redes por un desliz espontáneo, en la que puedes perder tu trabajo o reputación por un chiste, es sorprendente que no existiera rendición de cuentas con gente que durante semanas (y meses) blanqueó de manera ignorante un peligro tan grande.

Más de este autor

Cercas cancelado

«Según el relato independentista, los catalanes están oprimidos por los españoles y no existe la posibilidad de que haya catalanes (independentistas) oprimiendo a otros catalanes (no independentistas). Una vez construida esa idea interesada del privilegio, toda deshumanización vale»

Opinión

Excepcionalidad es lo que digo yo

«El soberano siempre decide qué es lo excepcional. Durante un Estado de alarma, más aún. Ante la ambigüedad y la dificultad de aplicar muchas de las normas, decide arbitrariamente»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge Freire

Tendido fresco al asombro

«El autor, que cuenta con una de las mejores prosas del ensayismo español, se tiende fresco al asombro, por decirlo con el verso de Jorge Guillén, y observa el mundo con los ojos de un niño»

Opinión

José Carlos Llop

Edimburgo

«El duque de Edimburgo fue un hombre ambicioso y esta ambición, dos pasos detrás o no, se le dibuja en una boca que en muchas imágenes se convierte en fauces»

Opinión

Ignacio Peyró

Confesiones carnívoras: Ernesto Hernández Busto conversa con Ignacio Peyró

La reciente publicación de Cerdos y niños. Por qué seguimos siendo carnívoros (InterZona, 2021) fue el pretexto para este diálogo de sobremesa entre ambos escritores. El cerdo como metáfora inagotable y vector de civilización, la experiencia iniciática del sacrificio animal y el peso del cristianismo en nuestro legado culinario son algunos de los temas tratados en esta […]

Opinión