Amando de Miguel

Terroristas contra ellos mismos

La plaga del terrorismo islamista se encuentra llena de inexplicables contradicciones. No es ya que empleen un método tan necio como el de los suicidas. A los ojos occidentales esa práctica resulta nauseabunda. Pero, encima, la emplean contra ellos mismos. No solo intentan acabar con los infieles, esto es, casi todo el mundo que no es musulmán. Lo extravagante es que los terroristas actúan especialmente en los países musulmanes. Es una política torpe y despiadada, difícil de proporcionar una explicación.

Opinión

Terroristas contra ellos mismos
Amando de Miguel

Amando de Miguel

Sociólogo español, colaborador habitual de medios de comunicación. Es catedrático emérito de Sociología de la Universidad Complutense. Realizó estudios de postgrado en la Universidad de Columbia y ha sido profesor visitante en las de Yale y Florida y en El Colegio de México.

La plaga del terrorismo islamista se encuentra llena de inexplicables contradicciones. No es ya que empleen un método tan necio como el de los suicidas. A los ojos occidentales esa práctica resulta nauseabunda. Pero, encima, la emplean contra ellos mismos. No solo intentan acabar con los infieles, esto es, casi todo el mundo que no es musulmán. Lo extravagante es que los terroristas actúan especialmente en los países musulmanes. Es una política torpe y despiadada, difícil de proporcionar una explicación.

Comprendo que los terroristas deseen llamar la atención. Pero tampoco cuentan con medios humanos suficientes como para derrocharlos en acciones temerarias sobre países de mayoría musulmana. Una política tan irracional, disparatada, por fuerza tiene que resultar adversa respecto a los mismos que la organizan.

La única razón (si se puede decir así) es que los atentados terroristas son más fáciles de ejecutar en los países musulmanes, al no disponer de una policía eficaz. Pero lo terroristas pierden mucho más de lo que ganan. Ellos mismos se van a derrotar. No creo que las acciones en Turquía o Pakistán constituyan una buena baza para conseguir nuevas vocaciones de suicidas.

Claro que mi razonamiento por necesidad sigue la lógica de un occidental cartesiano. Quizá los terroristas piensen de otra forma. Para ellos la mejor manera de imponerse al mundo sería con conductas trágicamente erráticas. Pero, aunque sea difícil que en los países musulmanes puedan instalarse sistemas democráticos, más estúpida es la idea de matarse entre ellos.

Puede que los terroristas cuenten con el hecho de la inmediatez universal de las noticias sobre los atentados. En ese caso ellos habrían logrado su objetivo de amedrentar. Solo que su fuerza va a ser así más bien menguante. No solo serían suicidas sino “autosuicidas”, si se me permite el retruécano.

Más de este autor

La gimnasia y la magnesia

En este páramo español la gimnasia fue no ha mucho un asunto extravagante. De niño, en un buen colegio, los alumnos practicábamos “gimnasia sueca” con la chaqueta y corbata de nuestro traje de diario. Tan rara era la actividad que se podía confundir la gimnasia con la magnesia.

Opinión

Más en El Subjetivo

Luis Arenzana

From Pandemic to Pandemonium

«We strongly believe the Pandemic will extend Government influence to most formerly private enterprises because politicians will not be able to contain their desire for this second opportunity at grabbing more power and control over the means of production»

Opinión

David Mejía

Compañero de naufragio

«Sabemos que no son las creencias las que deciden el voto, sino el voto el que decide las creencias, que nos movemos a ciegas por una meseta incierta»

Opinión