Ferran Caballero

Tiempo al tiempo

«Nos mienten como a niños porque nos quieren felices y contentos el día que toque volver a votar»

Opinión

Tiempo al tiempo
Foto: Manuel Mariscal| EFE
Ferran Caballero

Ferran Caballero

Profesor de filosofía y autor del libro "Maquiavelo para el s.XXI". "Tot ve que cau"

Dijo nchez que le hubiese encantado decretar antes el estado de alarma pero que no le hubiésemos entendido. Encima, no tiene razón. Porque aún sin tener, y justo es reconocerlo, unas orejas como las suyas, la ciudadanía española entendió, demasiado bien y demasiado pronto, todas y cada una de las órdenes y de las mentiras que emanaban de Moncloa. El pueblo ha demostrado ser tan obediente que cabe incluso sospechar que los únicos que se hubiesen enfadado con Sánchez son sus extraños compañeros de cama y sus votantes menguantes, que tenían por esas fechas una fiesta que les hacía muchísima ilusión.

Lo que en realidad estaba diciendo Sánchez es lo mismo que dijo su portavoz Simón cuando declaró solemnemente haber mentido sobre la utilidad de las mascarillas porque no había suficientes para todos. Nos mienten como a niños porque nos quieren felices y contentos el día que toque volver a votar. Y nos mienten cada día y sin ruborizarse porque creen que cualquier día puede ser día de elecciones. Esta convicción se basa en parte en la debilidad del Gobierno pero, sobre todo, en su la infantil ideología que lo guía.

Nuestros quincemesinos querían una democracia más real, más participativa, porque democracia no es votar cada cuatro años y porque se vive mejor en una campaña permanente, cuando aguantan prietas las filas y el momento de dar explicaciones no llega nunca porque toda crítica es mero electoralismo. Cuatro años no será nada en la vida de una nación pero es una insoportable eternidad en la de un quincemesino. Ahora que se van haciendo mayores, altos como y grandes y poderosos todos como nuestro guía y presidente, deberían ir aprendiendo, poco a poco, las ventajas que para un gobierno tienen estos pocos años que separan una campaña electoral de la siguiente.

Si pensasen en periodos de cuatro años tendrían, por ejemplo, tiempo de dejar de necesitar a Simón y a sus doctas mentiras; podrían ratificarlo ahora ahorrándose el ridículo de santificarlo y de construirle estatuas equestres y cesarlo llegado el momento sin necesidad de tener que explicar por qué ni de cargar con sus culpas. Con una mirada un poco más larga podrían ver que, con un poco de suerte, cuando a Simón le toque anunciar nuevos rebrotes y nuevas medidas nos pillará a todos tan arruinados y distraídos tratando de vender las joyas de la abuela que no tendremos tiempo ni de contar muertos ni de tragar bulos.

Hay que darle tiempo al tiempo. Hay que darle al gobierno tiempo para gobernar, tiempo a la oposición para construir un proyecto o algo y tiempo al tonto que somos los demás para ir, muy poco a poco, entendiendo y relativizando las decisiones valientes aunque impopulares de nuestro gobierno y de valorar y agradecer los enormes beneficios que gracias a ellos nos esperan a medio plazo. Hay que darle tiempo al tiempo porque, incluso si al final el tiempo no nos diese para tanto, nos daría al menos tiempo para cargarnos de paciencia y de buenas razones. Y eso nunca está de más. 

Más de este autor

La risa de la vicepresidenta Harris

«¿Qué hay tras la risa de Harris? ¿Qué queda tras ese reírse del sexismo, la pederastia, el racismo sistémico? ¿Hay algo de valor que esa risotada cínica no haya destruido?»

Opinión

PPPero...

«Romper con Vox le tenía que servir al PP para defender sin tantos complejos sus propios valores y principios, mucho más moderados, mucho más centrados y muchos más razonables, seguro, que los de la derecha desacomplejada»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge San Miguel

Ventas-Kinshasa

«Mientras los cronistas impresionables componen sus piezas de Kapuscinski de pega, ha ido creciendo una modesta pero más honrada literatura de la memoria de un Madrid que se fue, como se va y nos vamos todos»

Opinión

Jordi Amat

El manuscrito maldito de Josep Pla

«Pla, al describir la verborrea estéril de los políticos republicanos y las fatales consecuencias de su incapacidad, no disimuló su nítido adhesión al relato de la victoria franquista»

Opinión