José María Albert de Paco

Un brindis al solecito llorón

"Ups, has fet una falta, papa, a veure si et fan fora de wpp!". [Ups, has hecho una falta, papa, a ver si te echan de wpp.] La ironía de Lola aludía a una uve errónea que se me había colado en la frase anterior. Me sonreí. No es habitual que una hija, máxime en los inescrutables, siniestros 17, se tome la molestia de modelar un pensamiento en sus tratos con el padre, ya no digamos si son telemáticos.

Opinión Actualizado:

Un brindis al solecito llorón
Foto: Andre Penner
José María Albert de Paco

José María Albert de Paco

De pequeño, en la playa, solía entretenerme yendo y viniendo de lo hondo con algo que demostrara que había estado allí. Fue aquella mi primera escuela de periodismo.

«Ups, has fet una falta, papa, a veure si et fan fora de wpp!». [Ups, has hecho una falta, papa, a ver si te echan de wpp.] La ironía de Lola aludía a una uve errónea que se me había colado en la frase anterior. Me sonreí. No es habitual que una hija, máxime en los inescrutables, siniestros 17, se tome la molestia de modelar un pensamiento en sus tratos con el padre, ya no digamos si son telemáticos. Ni que éste, al que sólo de vez en cuando se le arrojan unas migajas de conversación, merezca un humorismo, con su entrañable prurito de sofisticación. (Luego llega el cara a cara, esos conmovedores, por adustos, ‘Es que no te enteras’, ‘Y ahora qué quieres’ o ‘De cena qué hay’.)

La posibilidad de que una suerte de Don Cicuta, en fin, decretara mi expulsión de wpp por haber infringido la ortografía, me llevó a fantasear con una red de carácter punitivo, que penalizara la molicie de quienes se pretenden inmunes a la diéresis, se ahorran el interrogante de apertura o, aún peor, añaden catorce interrogantes de cierre, eh, eh, eh… Como un recalcitrante vicioso, en efecto, deben de verme mis interlocutores, menores o no, cuando rehago mis pasos para escribir de nuevo una palabra, no vaya a quedar mi expediente emborronado o mi imagen se vea (aún más) maltrecha.

Desoyendo los consejos de CEAC, academia a distancia, rehusé aprender a tocar la guitarra para ser el centro de la reunión, por lo que no me queda otra que explotar la veta gramatical. No es una condición vergonzante; cuando menos, desde que Fernando Sánchez Dragó afirmara que él todo lo escribe con esmero, también las cartas a su sucursal bancaria (otra clase de perversión, sin duda, aunque prefiero no asomarme a ese abismo). Pero cuidado. Entre que un wpp tenga cierto lustre (o incluso, hum, sea sexy) o parezca escrito desde el monasterio de Silos hay una línea finísima. (Mas ya llegará el cara a cara.)

Sea como sea, al menos con mi prole cabía la coartada educativa: gracias a esta querencia, me decía, leen algo normativo al cabo del día, y quién sabe si de ese modo se acaban acostumbrando a traducir sus ideas a un lenguaje inteligible. Pero no, el ininteligible soy yo, que me sigo resistiendo al LOL y al sol que se deshace en llanto para reír, ‘jajajajajaja…’, a mandíbula batiente.

Más de este autor

Un brote de pánico

«Ciñéndose a la ley del género, A propósito de nada es un ajuste de cuentas, en este caso con Mia Farrow, precursora del catecismo pro cancelación»

Opinión

La diana móvil

«Destituida Cayetana, el escalafón de la radicalidad experimentará en breve un deslizamiento, y los redactores de política, con independencia de si el diario es socialdemócrata o no, redoblarán sus invectivas contra Isabel Díaz Ayuso».

Opinión

Más en El Subjetivo

Víctor de la Serna

Al borde de la violencia

«Ahora mismo estamos de nuevo en plena orgía de memoria histórica manipulada, para –como siempre- tapar los problemas reales de un país que no ha acallado a ninguno de sus demonios»

Opinión