Gonzalo Gragera

Un suspenso prematuro

El otro día estuvimos charlando con amigos de la educación que deberían recibir sus hijos. Chavales de veintipocos hablando de asuntos tan trascendentes, casi metafísicos, como qué futuro es el preferido para la formación de la prole. La vida es estar siempre planeando, imaginando, suponiendo, planteando, proponiendo… no digamos cuando aún se presume esa edad de los pájaros en la cabeza; esa edad tan propicia a la estupidez como a la ausencia total de cualquier rasgo de determinismo. A mí me recordó a aquellas fiestas en las que siempre se termina en la cocina, vasos de plástico usados y un fregadero con aspecto de cráter, asignando, casi con don de dictador, las ocupaciones laborales de cada uno. Tú mi médico, tú mi abogado, tú mi arquitecto. Y de gratis, claro, que lo que aquí importa no es el buena vida que se desea a los amigos cercanos, sino que aquella nos facilite los quehaceres de la nuestra. Pero ya alcanzamos estos propósitos, y el que más el que menos tuvo el placer de colgar su título para mayor vanidad de LinkedIn.

Opinión

Un suspenso prematuro
Gonzalo Gragera

Gonzalo Gragera

1991. En la actualidad colabora en la cadena COPE –Sevilla-, en Zenda y en The Objective. Su último libro es La suma que nos resta (Premio de Poesía Joven RNE), editorial Pre-textos.

El otro día estuvimos charlando con amigos de la educación que deberían recibir sus hijos. Chavales de veintipocos hablando de asuntos tan trascendentes, casi metafísicos, como qué futuro es el preferido para la formación de la prole. La vida es estar siempre planeando, imaginando, suponiendo, planteando, proponiendo… no digamos cuando aún se presume esa edad de los pájaros en la cabeza; esa edad tan propicia a la estupidez como a la ausencia total de cualquier rasgo de determinismo. A mí me recordó a aquellas fiestas en las que siempre se termina en la cocina, vasos de plástico usados y un fregadero con aspecto de cráter, asignando, casi con don de dictador, las ocupaciones laborales de cada uno. Tú mi médico, tú mi abogado, tú mi arquitecto. Y de gratis, claro, que lo que aquí importa no es el buena vida que se desea a los amigos cercanos, sino que aquella nos facilite los quehaceres de la nuestra. Pero ya alcanzamos estos propósitos, y el que más el que menos tuvo el placer de colgar su título para mayor vanidad de LinkedIn.

El ameno debate, breve parlamento entre cafés y refrescos, derivó en detalles relacionados con el tipo de colegio que mejor se adapta a las necesidades de un niño, público o privado; el modelo de la educación religiosa/laica; el horario de mañana o de tarde; las clases diferenciadas o las aulas mixtas. Siempre que se discute de educación, ya sean en un velador o en los despachos de un ministerio, ésta queda consumida en su propia cáscara, en una serie de conceptos, términos, etiquetas… que sólo favorecen a lo accesorio respecto de lo fundamental. La última discusión, la enésima reforma, se ciñe a la reválida. La discrepancia se resume en la idoneidad o no de un examen. 240.000 firmas ha recogido un alumno de Cádiz con el siguiente fin: que no se implante esta medida. Ni rastro de contenidos de asignaturas, incremento de horas en los idiomas, salarios del profesorado, resolución de los casos de acoso. De temas que sí deciden el rumbo de la educación. Me huelo a otro suspenso. Y eso que sólo estamos a mitad de septiembre.

Más de este autor

No se puede consentir

«Los escraches de aquellos años fueron maniobras de acoso que excedían límites democráticos, donde las responsabilidades políticas se piden en los parlamentos -se concretan en las urnas- y los fraudes y delitos se enjuician en los tribunales».

Opinión

Qué ha sido de Podemos

«Jamás han creído en la democracia representativa, salvo cuando intuyeron que ellos podían ser los representantes»

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

Vuelta al cole

«La educación es uno de los asuntos sobre los que nunca estamos de acuerdo y, como sucede con otros temas importantes, se usa para agredir al adversario político»

Opinión

Jordi Bernal

'The Wire' en Twitter

«Me alegró que el bueno de Simon viniera a recordarnos cuatro verdades elementales que parecemos haber olvidado entre el revanchismo a tumba abierta de los unos y la reconversión fraudulenta de un pasado vergonzoso de los otros»

Opinión

Nuria Val

Podemos y su ofensiva contra el Rey

«Sánchez es el eterno malabarista que camina sobre la fina línea de su militancia y electorado, dividido entre seguir la estela ‘Felipista’ o apostar por la tradición republicana»

Opinión