Irene Junquera

Un tren a Auschwitz

¿Hasta dónde puede llegar la maldad humana? Los nazis se sentían orgullosos de estos campos, cuantos más muertos consiguieran, mejor serían vistos por Hitler.

Opinión

Un tren a Auschwitz

¿Hasta dónde puede llegar la maldad humana? Los nazis se sentían orgullosos de estos campos, cuantos más muertos consiguieran, mejor serían vistos por Hitler.

Imposible ignorar el halo de tristeza que empaña los ojos de Halina Birenbaum, una de las supervivientes de Auschwitz y que tiene en su mirada el resultado de haber vivido uno de los episodios más negros y horribles de la historia.

¿Hasta dónde puede llegar la maldad humana?

Auschwitz fue el más terrible de todos los campos de concentración; situado cerca de Cracovia, miles de personas perdieron la vida diariamente en su interior. Enfermedades, torturas, frío, hambre, fusilamientos masivos… era prácticamente imposible sobrevivir, y quien lo hacía “vivía” en la mayor pesadilla que alguien puede alcanzar a imaginar.

Los prisioneros llegaban en una suerte de tren directamente al campo de exterminio, aunque muchos de ellos fallecían en los vagones de ganado que les transportaban. Las mujeres, los ancianos y los niños generalmente eran enviados por un “médico” directos a la cámara de gas. Aunque ellos pensaban que iban a recibir una ducha para “desinfectarles”, en realidad, les esperaba ciaunuro de hidrógeno, un gas letal. Los hombres en mejor forma física eran seleccionados para hacer trabajos forzados que incluían enterrar o llevar a los cadáveres a los hornos crematorios. Además, les sometían a torturas, que junto al frío y el hambre les aseguraban una breve existencia.

Los nazis se sentían orgullosos de estos campos, cuantos más muertos consiguieran, mejor serían vistos por Hitler. En total, perecieron unos veinte millones de personas, aunque es muy difícil precisar el número exacto. La etnia judía fue la más perseguida: en total murieron aproximadamente seis millones.

Las tropas aliadas, en su camino a la destrucción del III Reich, lograron liberar los campos de exterminio, pero quisieron dejar constancia del horror para que nadie lo olvidara jamás. Se encargaron de grabar lo que se encontraron y obligaron a los vecinos de los pueblos cercanos a ir a estos campos y ver de primera mano lo que habían sido capaces de hacer sus compatriotas.

Han pasado setenta años, ya son pocos los supervivientes de aquel horror, pero nadie podrá olvidar jamás lo que sucedió detrás de aquellas verjas de alambre. La barbarie humana, el horror elevado a su máximo exponente. 

Más de este autor

Devorando segundos

Quizá no nos damos cuenta de que la existencia es sólo cuestión de un segundo: el que vives ahora. AHORA.

Opinión

Mahoma también llora

El Corán no prohíbe formalmente representar al Profeta y sus compañeros. El argelino Malek Chebel recuerda, por ejemplo, en su ‘Diccionario enciclopédico del Corán’ que “ningún texto fundacional del Islam formula la prohibición de representar a Mahoma”.

Opinión

Más en El Subjetivo

Argemino Barro

La coherencia de un cóctel molotov

«Acudir a una manifestación, reivindicar alguna causa en Facebook o colocar un cartel en una ventana sería mejor que nada: una expresión, al menos, de solidaridad, de apoyo, de ‘no estáis solos’»

Opinión

Diego S. Garrocho

Los pobres

«Los pobres no tienen que corresponderse con un imaginario subsahariano ni con la herrumbre oxidada de cualquier país remoto. Su vecina de 27 años que vive en casa de sus padres es pobre»

Opinión

José M. de Areilza Carvajal

Franklin Rhymes with Biden

«Franklin may also serve as an inspiration to the new president to hammer out a new international politics based on alliances, instead of on the bravado and improvisations which have weakened the United States, especially vis-a-vis China»

Zibaldone

Pablo de Lora

El adversatiVOX

«En España hemos vivido en un fértil período de satisfaciente normalidad institucional y personal, pero tengo la sensación de que con empecinada negligencia, si es que no con voluntaria determinación, nos precipitamos hacia ese ‘abismo epocal’ al que venimos tentando desde hace una década»

Opinión