Víctor de la Serna

¿Una autodestrucción de Trump?

Hay un momento, en la carrera de un político falsario y corrupto, en que la máscara digna se le cae y queda a la luz de la opinión pública -es decir, de los votantes, cuando ese político vive en un régimen democrático-, generalmente por la acción de los tribunales, del poder legislativo o de la prensa. O de todos ellos. En el caso de Donald Trump, su resistencia ante cualquier revelación, cualquier ataque, cualquier prueba de comportamiento delictivo ha sido notable a lo largo de año y medio de la presidencia más chocante de la historia de Estados Unidos.

Opinión

¿Una autodestrucción de Trump?
Foto: Pablo Martinez Monsivais
Víctor de la Serna

Víctor de la Serna

Periodista generalista a la antigua usanza, ha acabado especializándose en comunicación, cocina, vinos, baloncesto y las calles de Madrid.

Hay un momento, en la carrera de un político falsario y corrupto, en que la máscara digna se le cae y queda a la luz de la opinión pública -es decir, de los votantes, cuando ese político vive en un régimen democrático-, generalmente por la acción de los tribunales, del poder legislativo o de la prensa. O de todos ellos. En el caso de Donald Trump, su resistencia ante cualquier revelación, cualquier ataque, cualquier prueba de comportamiento delictivo ha sido notable a lo largo de año y medio de la presidencia más chocante de la historia de Estados Unidos.

Estamos en la era de los amores y los odios políticos por encima de la información y de los datos, de la comunión con los nuestros más allá de la razón, y los partidarios de Trump -cerca de la mitad de los ciudadanos de Estados Unidos, según los datos electorales de hace dos años- se han mostrado inmunes a todo. Es su héroe blanco frente a una sociedad mestiza que aborrecen, frente a una globalización que creen que les cuesta empleos y bienestar, y eso vale más que cualquier sospecha de abuso del cargo, de enriquecimiento ilícito o de colusión con potencias extranjeras.

Al cabo del tiempo uno acaba sospechando que a Trump solamente podrá destruirlo Trump. La pasada semana hemos tenido la ocasión de verlo en modo claramente autodestructivo, hasta el punto de que se acaba prestando alguna atención a quienes dicen que está perdiendo la cabeza. Empezó desmintiéndose a sí mismo, pese a estar grabadas sus declaraciones: negó haber dicho a un periódico que la gestión del Brexit por Theresa May está siendo tan catastrófica que se puede descartar todo acuerdo comercial futuro Estados Unidos-Gran Bretaña. «Fake news», proclamó… pero todo era cierto. Su desahogo mintiendo quedaba más patente que nunca.

Pero eso sólo era el aperitivo. Vino esa cumbre con Vladimir Putin en Helsinki, en la que quedó retratado como poco más que un lacayo del autócrata ruso, y acabó diciendo que le creía a él, y no a los servicios de contraespionaje estadounidenses, sobre la participación rusa en el ‘hackeo’ de las elecciones de 2016 en Estados Unidos.

La reacción en el mundo y -lo que quizá es más importante- en la América más profunda, conservadora y proclive a Trump fue de asombro y escarnio. Tanto es así que el propio presidente se vio obligado a desmentirse de nuevo a sí mismo, en una patética comparecencia en la que leyó un papel afirmando que se había equivocado al expresarse en Helsinki: al decir «no sé por qué Rusia habría interferido» en las elecciones, en realidad quería decir «no sé por qué Rusia no habría interferido». «Doble negación», agregaba Trump, el lingüista.

No es descartable que sobreviva al infame episodio. Después de todo, ha sobrevivido a todos los demás, desde el empleo del cargo para hacer negocios privados hasta lo de «coger por el coño» a las mujeres. Pero, para la opinión norteamericana, incluida la muy adicta, Rusia y Putin siguen representando el peligro del enemigo declarado desde tiempos en que aquello se llamaba Unión Soviética. Y todo el periplo de Trump por Bruselas, Londres y Helsinki ha sido una negación del papel de Estados Unidos como potencia mundial desde hace tres cuartos de siglo. Sus conciudadanos, sean amigos o enemigos, se han quedado impactados.

Quizá haya empezado, pues, la cuenta atrás. O no. La prueba del algodón, salvo acontecimientos que precipiten el proceso, como la investigación de Robert Mueller, podría llegar en noviembre con las elecciones legislativas a medio mandato.

Más de este autor

Podemos llega a su límite

«Fruto inevitable del deterioro de los partidos nacionales en la España periférica, cobra mayor importancia, quizá como contrapeso, el colapso de Podemos y de sus filiales»

Opinión

Cuando Trump se queda desnudo

«¿Qué hace Trump? Sigue riéndose de la Kung Flu, desdeñando su gravedad y ofendiendo a los millones de personas que sufren»

Opinión

Más en El Subjetivo

Enrique García-Máiquez

Coleta de león

«Pablo Iglesias prefiere ser coleta de león que cabeza de oposición, a lo que hay que sumar que la cabeza del león socialista tiene tan pocas ideas propias que, a menudo, parece que manda o dirige o piensa la cola»

Opinión

Beatriz Manjón

No hay verano inútil

«La normalidad es el grado de rareza que podamos soportar: un verano colmado de noticias o playas donde el topless más escandaloso sea la boca al aire»

Opinión

Juan Claudio de Ramón

Volver de Roma

«Cuando le preguntaron por el plazo razonable que el viajero debe darse para visitar Roma, la respuesta del gran medievalista alemán Ferdinand Gregorovius fue encogerse de hombros: ‘Yo solo llevo aquí treinta años’».

Opinión

Josu de Miguel

Estado Español

«La proliferación del sintagma «Estado español» muestra la torpeza de una cierta clase política e intelectual que, pretendiendo combatir el franquismo cambiando el nombre de las cosas, ha terminado coreando su propia terminología»

Opinión