Ricardo Dudda

Una oferta que deberás rechazar

"No es una negociación al uso. Da la sensación de que la verdadera negociación no es entre los dos partidos sino que se produce dentro del PSOE"

Opinión

Una oferta que deberás rechazar
Foto: PSOE
Ricardo Dudda

Ricardo Dudda

Periodista y miembro de la redacción de Letras Libres, columnista en El País y autor de "La verdad de la tribu". La corrección política y sus enemigos.

El PSOE y ERC negocian desde hace unas semanas la formación de un nuevo gobierno. No es una negociación al uso. Da la sensación de que la verdadera negociación no es entre los dos partidos sino que se produce dentro del PSOE. Los socialistas han de negociar consigo mismos sobre si aceptar el maximalismo de ERC, que se ha venido arriba tras la decisión del TJUE sobre la inmunidad de Junqueras. Esquerra no quiere ceder un ápice, ahora que está arriba en las encuestas y puede anular a su principal adversario, JxCAT.

Si finalmente el presidente Quim Torra es inhabilitado, es posible que la Generalitat la presida el vicepresidente del govern, Pere Aragonés, de ERC. ERC no pierde casi nada y gana mucho negociando desde el dogmatismo: el partido sigue exigiendo abiertamente la autodeterminación de Cataluña y la liberación de los presos. En el PSOE sostienen que es normal que pida un referéndum y la independencia (al fin y al cabo, dicen, está en su programa electoral). Más que negociando consigo mismo, el PSOE está intentando justificarse ante la opinión pública.

Los partidos políticos españoles han negociado siempre con el nacionalismo catalán de manera reactiva. El presidente de la Generalitat visita Madrid como si se tratara de una expedición exótica y ofrece objetos brillantes al líder del Estado. El gobierno suele rechazar la propuesta de diversas maneras: o lo hace de manera explícita, como Rajoy cuando se negó al pacto fiscal de Artur Mas en 2012, o hace malabarismos para mostrar que se trataba de un encuentro amistoso y que es positivo que los políticos hablen entre ellos, como hizo Pedro Sánchez cuando se reunió con Quim Torra en julio de 2019.

Pero el gobierno, en general, siempre dice no porque no le queda otra. No existen negociaciones sino que se repite un patrón unilateral: esto es lo que te ofrezco y si no te gusta tú verás. O como le dijo Mas a Rajoy en 2012: “o aceptas [el pacto fiscal] o te atienes a las consecuencias”.

Más de este autor

El problema no son los bulos

«Hay motivos para una ligera preocupación. Se habla de «examinar la libertad y pluralismo de los medios de comunicación». El gobierno se arroga la capacidad de decidir qué es desinformación»

Opinión

Más en El Subjetivo

José María de Areilza

The Algorithm fights back

«The most seasoned technologists warn, in any case, that a digital future will have to be tackled from within an Internet different from the one we know; a fragmented or broken net, known in English as ‘splinternet'»

Zibaldone

David Mejía

Galdácano’s Landscapes

‘Because that is the question: if Bildu is not HB, why do they insist on looking like they are? Why not expel Sortu from the coalition and name a true man of peace, who condemns violence in no uncertain terms?’

Opinión