En libertad el histórico de ETA Rafael Caride, uno de los autores del atentado de Hipercor

Mundo ethos

En libertad el histórico de ETA Rafael Caride, uno de los autores del atentado de Hipercor

El exmiembro de ETA Rafael Caride Simón, de 74 años de edad y natural de Vigo, ha liquidado su condena este domingo, tras cumplir 26 años de prisión por ser el responsable de colocar el coche bomba en los sótanos del Hipercor de Barcelona que causó 21 muertos y 45 heridos el 19 de junio de 1987. Caride Simón fue detenido el 21 de febrero de 1993 en un bar de Toulouse (Francia) y permaneció encarcelado en prisiones francesas hasta que en 2000 fue extraditado a España.

Después de 19 años en cárceles españolas y otros siete en francesas por varios delitos relacionados con el terrorismo y su pertenencia a ETA, Caride Simón ya es un hombre libre. Este domingo acudió por última vez a la cárcel guipuzcoana de Martutene, para firmar su excarcelación.

Caride Simón no ha sido un preso de ETA cualquiera. Fue uno de los autores de la mayor masacre de la banda, lo que le costó una condena de 790 años de prisión, y es uno de los arrepentidos de la organización terrorista acogidos en la ‘Vía Nanclares’.

Desde 2017 disfrutaba de un segundo grado especial, después de que el juez central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis Castro, aceptara su recurso y acordara medidas de flexibilización en la fase final de ejecución de su pena.

En su auto, el magistrado destacó el avanzado estado de cumplimiento de su condena, su buena conducta penitenciaria y el hecho de que cuente con apoyo familiar y hábitos laborables consolidados. Asimismo, el interno expresó por escrito su renuncia, rechazo y arrepentimiento por los hechos por los que fue condenado. Además de su desvinculación a la banda, el juez tuvo en cuenta sus posibilidades de realizar actividades fuera de la cárcel.

Siete años después del juicio, en 2010, Caride Simón fue uno de los ochos presos firmantes de una carta –con Carmen Guisasola, Joseba Urrusolo Sistiaga, Kepa Pikabea, Andoni Alza, Koldo Carrasco, Fernando de Luis Astarloa y Josu García, en representación de unos 30 o 40– en la que planteaban al resto, por vez primera, el «reconocimiento-reparación de los daños causados» a las víctimas del terrorismo.

Sus últimos 10 años de pena estuvo interno en Zaballa (Álava), la antigua Nanclares, a la que fueron trasladados los presos de ETA arrepentidos que se acogieron a la vía que lleva el nombre del centro penitenciario. En octubre de 2010 ETA le echó de su colectivo de presos, EPPK. A partir de ahí comenzó a participar en encuentros con víctimas, hasta llegar a reunirse con dos, a las que expresó su sentimiento de culpa. Además, ha participado en actividades y talleres de tratamiento sobre terrorismo.

Rafael Caride Simón se introdujo en los círculos antifranquistas cercanos a Comisiones Obreras y estaba fichado por la Policía, por lo que se trasladó a Euskadi en los años 60 para trabajar en una fábrica, donde se afilió a LAB. En los años 80 huyó a Francia y se integró en el ‘comando Barcelona‘, dirigido liderado por el histórico dirigente de ETA Santiago Arrospide Sarasola, ‘Santi Potros’.