ERC ganaría las elecciones con JxCat pisándole los talones, según el CEO

Política y conflictos

ERC ganaría las elecciones con JxCat pisándole los talones, según el CEO
Foto: JJ Guillén| EFE

ERC ganaría las elecciones catalanas previstas para el 14 de febrero, con 35 diputados, aunque con JxCat recortando distancias y pisándole ya los talones, con 30-32 escaños, seguidos del PSC (25), según la última encuesta del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat.

Lo más importante: la encuesta, realizada por GESOP a partir de 1.500 entrevistas hechas entre el 25 de noviembre y el 7 de diciembre, llega a escasos días de que el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, firme el próximo martes el decreto de convocatoria automática de elecciones para el 14F.

Ciudadanos caería de la primera a la cuarta posición, perdiendo más de la mitad de sus diputados hasta situarse en 14-16 escaños, mientras que la CUP subiría hasta 8-9 representantes, Catalunya en Comú Podem y el PP empatarían (7-9), Vox entraría por primera vez en el Parlament (4-6) y el PDeCAT se quedaría en el limbo (0-1), según la estimación de voto del CEO.

La proyección de escaños que pronostica el CEO en esta encuesta detecta que se han acortado las distancias entre las dos principales fuerzas independentistas con respecto al último barómetro, publicado en noviembre, en el que ERC aparecía como ganadora (36-37 escaños), seguida de JxCat (28-30) y PSC (22-23).

Para hacer su proyección de escaños, el CEO ha ponderado los datos de intención directa de voto, cruzándolos con otras variables como el recuerdo de voto. Una de las cifras que centrará la atención la noche electoral del 14F será la suma de las fuerzas del independentismo -JxCat, ERC, la CUP y el PDeCAT-, que se proponen superar por primera vez el 50% de los votos totales. Según el último sondeo del CEO, JxCat, ERC y la CUP sumarían el 49% de los votos y alcanzarían el 51,9% si se añade el PDeCAT.

La encuesta prevé una participación del 68% y la incertidumbre sobre los resultados es aún muy elevada, como lo refleja el alto porcentaje de indecisos que detecta el CEO: un 36,2%.