Eritrea y Etiopía declaran el fin de la guerra y acuerdan respetar las fronteras

Mundo ethos

Eritrea y Etiopía declaran el fin de la guerra y acuerdan respetar las fronteras
Foto: Tiksa Negeri| Reuters

Etiopía y  Eritrea han firmado este lunes en Asmara «el fin del estado de guerra», tras 20 años de conflicto, en una declaración conjunta que incluye respetar las fronteras establecidas en el Acuerdo de Argel de 2000, que acabó con dos años de guerra entre ambos países como consecuencia de disputas fronterizas que dejaron miles de muertos entre ambas partes.

«El estado de guerra que existía entre los dos países ha llegado a su fin. Se ha abierto la puerta a una nueva era de paz y amistad», ha explicado en un mensaje en su cuenta de Twitter el ministro eritreo de Información, Yemane G. Meskel, sobre la declaración firmada por el presidente eritreo, Isaias Afwerki, y el primer ministro etíope, Abiy Ahmed.

Este acuerdo también incluye la colaboración conjunta de los dos países para restablecer el buen funcionamiento de transporte, comercio y telecomunicaciones entre ambos estados, así como garantizar la paz regional y cumplir con las delimitaciones fronterizas estipuladas por la Comisión de Frontera de Eritrea y Etiopía. Yemane G. Meskel ha añadido que «ambos países trabajarán para promover una cooperación cercana en las áreas política, económica, social, cultural y de seguridad».

Los dos mandatarios celebran «la llegada de la paz» y coinciden tanto en «recuperar el tiempo y la oportunidad perdidos en los últimos veinte años» como en su objetivo de conseguir una relación sólida y equilibrada entre ambos países. Este histórico acercamiento ha sido aplaudido y elogiado por dirigentes africanos como el presidente keniano, Uhuru Kenyatta, y el ruandés, Paul Kagame, y por el bloque de países de África del Este que conforman la Autoridad Intergubernamental de Desarrollo (IGAD).

Sin embargo, este acuerdo de paz es impopular en Etiopía, donde muchos ciudadanos se creen traicionados por el Gobierno después de que su país ganara la guerra con Eritrea, en la que el propio Abiy combatió como miembro de la unidad de radiocomunicación del Ejército.

Eritrea se independizó de Etiopía en 1993, pero no fue hasta 1998 cuando comenzó el enfrentamiento entre estos dos países africanos por el control de la ciudad fronteriza de Badme. En 2002, la Comisión de Frontera concedió a Eritrea el gobierno sobre esta localidad, lo que provocó que el entonces primer ministro etíope, Meles Zenawi, rectificase y señalase que Etiopía solo aceptaría el Acuerdo de Argel «en principio».

Desde entonces y hasta la llegada de Abiy al cargo en abril pasado, las relaciones entre estos dos países del África oriental han sido tensas, aunque el nuevo mandatario etíope ha apostado por el aperturismo y el acercamiento de ambas naciones. Esta aproximación se vio reflejada en la primera reunión en 20 años que celebraron los dos líderes este domingo en Asmara, que concluyó en un acuerdo para restablecer las relaciones bilaterales, informa Efe.