The Objective
Publicidad
España

Río 2016 pone fin a los Juegos de la diversidad y de los valores olímpicos

El césped del gigante estadio de fútbol se llenó de luz y color, de música y de samba, de fuegos artificiales, que el público presenció admirado. Pero también hubo espacio para las intervenciones como la del presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach. «Llegamos a Brasil como invitados, ahora nos vamos como sus amigos», dijo a modo de despedida, destacando también que Río 2016 «han sido los juegos de la diversidad de los valores olímpicos». Al igual que otros años, también en esta ocasión se entregaron las últimas medallas a los corredores de la maratón masculina, la última prueba de los Juegos. La fiesta fue, también, un homenaje a los deportistas olímpicos, a los voluntarios y a Brasil, que logrado no sin dificultades y algún que otro quebradero de cabeza, organizar los primeros JJOO de Sudamérica. Y todo eso en medio de una aguda crisis política. La llama olímpica se apagó al término de la ceremonia y no volverá a encenderse hasta dentro de cuatro años, cuando Tokio de la bienvenida a los próximos Juegos Olímpicos. «Nos vemos en Tokio», fue el mensaje que dejó desplegada la delegación japonesa en una enorme pancarta para presentar Tokio2020. La guinda la puso el primer ministro japonés, Abe Shinzo, quien apareció en el césped vestido de Súper Mario, saludando con la gorra roja del personaje del videojuego.

Río 2016 pone fin a los Juegos de la diversidad y de los valores olímpicos

Reuters

Una espectacular ceremonia de colores y bailes a ritmo de samba con un desfile de la comparsa Cordao da Bola Preta, la más popular del Carnaval de Río, que levantó a las miles de personas que se congregaron en el estadio Maracaná, puso fin esta madrugada a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. La lluvia hizo acto de presencia sin que en ningún momento decayera el espectáculo con el que se despedían los «Juegos de la diversidad».

El césped del gigante estadio de fútbol se llenó de luz y color, de música y de samba, de fuegos artificiales, que el público presenció admirado. Pero también hubo espacio para las intervenciones como la del presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach. «Llegamos a Brasil como invitados, ahora nos vamos como sus amigos», dijo a modo de despedida, destacando también que Río 2016 «han sido los juegos de la diversidad de los valores olímpicos».

Al igual que otros años, también en esta ocasión se entregaron las últimas medallas a los corredores de la maratón masculina, la última prueba de los Juegos. La fiesta fue, también, un homenaje a los deportistas olímpicos, a los voluntarios y a Brasil, que logrado no sin dificultades y algún que otro quebradero de cabeza, organizar los primeros JJOO de Sudamérica. Y todo eso en medio de una aguda crisis política.

La llama olímpica se apagó al término de la ceremonia y no volverá a encenderse hasta dentro de cuatro años, cuando Tokio de la bienvenida a los próximos Juegos Olímpicos. «Nos vemos en Tokio», fue el mensaje que dejó desplegada la delegación japonesa en una enorme pancarta para presentar Tokio2020. La guinda la puso el primer ministro japonés, Abe Shinzo, quien apareció en el césped vestido de Súper Mario, saludando con la gorra roja del personaje del videojuego.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D