Publicidad

España

Mario Draghi será el encargado de formar un Gobierno de emergencia en Italia

Mario Draghi será el encargado de formar un Gobierno de emergencia en Italia
Arne Dedert

El expresidente del Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi será el encargado de formar un Gobierno de emergencia en Italia, después de que los antiguos socios gubernamentales no hayan encontrado un entendimiento para reeditar el anterior Ejecutivo. El jefe del Estado, Sergio Mattarella, ha convocado para este miércoles al mediodía al prestigioso economista para intentar poner fin a esta crisis política, causada por el exprimer ministro Matteo Renzi al retirar a su partido, Italia Viva (IV), de la antigua coalición.

Por qué es importante: Draghi puede ser la persona que aporte serenidad y confianza a los mercados, y también quien ayude a Italia a impulsar su crecimiento con reformas necesarias y que durante muchos años se han pospuesto.

Famosa es su frase pronunciada en 2012, cuando dijo que el BCE estaba dispuesto a hacer «lo que fuera necesario» para preservar el euro, ese whatever it takes en inglés, con el que evitó que la moneda única se pusiera en entredicho y se desatara una crisis sin precedentes en el viejo continente.

Podrá, entre otras cosas, ayudar al país a gestionar correctamente los 209.000 millones que Italia puede recibir, en forma de préstamos y subvenciones, del fondo europeo de rescate, y también desarrollar un diálogo constructivo con la Comisión Europea y el Consejo Europeo.

«Hago un llamamiento a todas las fuerzas políticas del país para que den vida a un Gobierno que no se identifique» con ningún partido y que sea de «alto perfil» para «afrontar la emergencia presente», al referirse a una triple crisis «sanitaria, social y económica», ha dicho Mattarella.

En su intervención, el presidente de la República ha dicho que la otra opción posible en estos momentos era celebrar elecciones, pero ha justificado su decisión de no convocarlas porque conllevaría la falta de gobierno en plenitud de sus funciones durante meses cruciales en la lucha contra la pandemia del coronavirus.

El presidente de la Cámara de los Diputados, Roberto Fico, había recibido el pasado viernes el encargo por parte del jefe del Estado de sondear a los antiguos socios gubernamentales una posible reconciliación para conformar una nueva mayoría: Movimiento Cinco Estrellas (M5S), el PD (centroizquierda), LeU (izquierda) e IV (centro), de Renzi. A ellos se sumó el recién creado grupo de «Europeístas».

Tras una ronda de consultas entre el sábado y el domingo, estos partidos comenzaron a debatir un programa político común el lunes y continuaron este martes. En los últimos días se venía hablando de un buen clima entre los antiguos socios, pero este martes fuentes cercanas a las conversaciones han confirmado que había cierto pesimismo por las exigencias del partido de Renzi en diferentes materias como Justicia.

El exprimer ministro, que el lunes había confiado en que «al final de la semana» iba a haber un Gobierno, ha dicho este martes en las redes sociales que Italia Viva tomaba «nota del ‘no’ de los exsocios de gobierno» sobre cuestiones como la justicia, sanidad o educación, y se ha encomendado a la sabiduría del presidente de la República, Sergio Mattarella.

El jefe político del Movimiento 5 Estrellas (M5S), Vito Crimi, ha lamentado que a pesar de que los antiguos socios han hecho «un gran esfuerzo para intentar crear un Gobierno que gestione la pandemia» y los «asuntos urgentes del país», Italia Viva ha obstruido continuamente las conversaciones. «Está claro que el objetivo era obtener más ministerios y decidir sobre los ministerios de los demás partidos. Quien ha puesto impedimentos ha sido Matteo Renzi», ha zanjado.

También la senadora del partido gubernamental Libres e Iguales (LeU) Loredana De Petris ha culpado a Renzi de la ruptura: «Hemos hecho un gran esfuerzo en estos días para llegar a un acuerdo y pensábamos que realmente iban a darse las condiciones para seguir adelante, pero la postura de Italia Viva no se ha movido».

Los escollos a superar eran varios, entre ellos la figura del primer ministro, que todos los partidos excepto IV tenían claro que debía ser el primer ministro en funciones, Giuseppe Conte, y también había que definir el equipo de gobierno.

El senador de IV Davide Faraone ha indicado a la salida de la reunión que la ruptura era fruto de que la antigua mayoría proponía «el mismo esquema». «No hemos puesto ningún veto a Conte, pero tampoco lo hemos respaldado. Si me propones el mismo primer ministro, dame elementos de cambio con el antiguo Gobierno, en las reformas, en el equipo de ministros», ha proseguido Faraone.

Otros escollos a resolver eran la gestión de los 209.000 millones que podrá recibir Italia del fondo europeo de recuperación o la posibilidad de que Italia acuda al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), sistema al que siempre se ha opuesto el M5S porque considera que conlleva austeridad, y que Renzi ve con buenos ojos.

Por su parte, los partidos de la derecha, Liga, Hermanos de Italia y Forza Italia, han insistido en que es fundamental poner fin a esta crisis de inmediato para que el país pueda seguir adelante. Forza Italia se ha mostrado en los últimos días dispuesta a respaldar un gobierno de unidad nacional y este martes el senador Maurizio Gasparri ha criticado a Renzi por desatar esta situación de incertidumbre: «Es un político que con un 2% de intención de voto está causando un caos en Italia tremendo».

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D