Publicidad

España

Garzón gana a Sánchez la batalla de la carne y le fuerza a 'desaparecer' de la campaña en Castilla y León

El presidente del Gobierno no estará este fin de semana de precampaña con Luis Tudanca sino con Juan Espadas en la presentación de su candidatura para unas andaluzas aún sin fecha

Garzón gana a Sánchez la batalla de la carne y le fuerza a 'desaparecer' de la campaña en Castilla y León

Tras los abucheos del sector ganadero a Pedro Sánchez el pasado fin de semana en Palencia, en Moncloa y Ferraz han decidido ya que el presidente del Gobierno no esté en la apertura de la campaña electoral el jueves 27 de enero. Según fuentes socialistas consultadas por THE OBJECTIVE, Sánchez estará en el cierre de campaña el viernes 11 de febrero y participará en los actos previstos el primer fin de semana pero no arropará a su candidato, Luis Tudanca, en el inicio de los fastos electorales para los comicios en Castilla y León el 13 de febrero. 

Los arquitectos responsables del diseño de la campaña han optado por minimizar el daño de la sobre exposición del presidente que el pasado fin de semana fue abucheado por un grupo de ganaderos en Palencia. Por ello, Pedro Sánchez apenas pisará la comunidad en los quince días que restan de campaña electoral por considerarlo un «territorio perdido» para los socialistas. En el PSOE aún no han decidido los emplazamientos a los que asistirá una vez comience la contienda electoral y lo harán en función de las tendencias que arrojen las encuestas internas en los próximos días de cara a maximizar sus resultados y garantizar el máximo número de escaños y la contención de una derrota asegurada. En el foco: Palencia, Zamora y Valladolid.

Uno de los elementos que motivan su ‘desaparición’ de la precampaña electoral ha sido la polémica de la carne abierta por el ministro de Consumo, Alberto Garzon. Un conflicto en el que se cumple la máxima de la política de que los los ganadores o perdedores se miden en ocasiones por las presencias y las ausencias. Un juego de gestos y sutilezas en el que el ministro de Consumo, Alberto Garzón, parece haberle ganado la batalla al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el debate sobre las macrogranjas a juzgar por el contraste entre el silencio presidencial y la ‘tourné’ mediática del también líder de IU. Según las fuentes consultas por THE OBJECTIVE, la sobreexposición mediática de Garzón ha generado un notable malestar entre la cuota socialista del Gobierno de coalición por «estirar un debate que claramente nos perjudica». 

El ministro de Consumo no sólo no ha rectificado sino que ha intensificado su autodefensa pública con hasta tres entrevistas en varios medios de comunicación –El País, eldiario.es y Carne Cruda-, donde ha defendido que sus palabras fueron «impecables», que no se arrepiente y que la mayoría del Ejecutivo está a favor de «una ganadería extensiva, familiar y social». Un ‘tour’ que se rebelaba contra las intenciones de Moncloa de «pasar página» y olvidar una polémica que «ya se ha explicado suficientemente por el Ejecutivo».

Sánchez pide frenar el debate

Según ha podido saber THE OBJECTIVE, el propio presidente ha transmitido a su núcleo duro la necesidad de frenar este debate, aunque la consigna no afecte a todo el Gobierno de coalición. En Moncloa son conscientes de que el imperativo no ha sido asumido por la cuota de Podemos y que nada pueden hacer para ‘callar’ al ministro de Consumo ante el riesgo de que acabe logrando un clima de opinión favorable entre los medios de comunicación más proclives a la izquierda en donde se ha instalado el tema cumpliendo la máxima de que ‘quien fija el marco, gana el debate’.

Con el silencio como bandera, han sido varios los miembros del Ejecutivo que han pedido aplacar este asunto, empezando por la portavoz, Isabel Rodríguez, el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, o la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, quienes abogaron por «dejar atrás todos estos temas porque ya se ha aclarado la postura del Gobierno».

Podemos encuentra su eje de campaña

Frente a ellos, su colega de Exteriores no se conforma con una cascadas de entrevistas mediáticas sino que reunió este jueves a una de las organizaciones mayoritarias del sector ganadero, la asociación agraria UPA, ante quienes volvió a criticar las macrogranjas por ser «explotaciones que es necesario frenar y limitar para proteger el planeta, el mundo rural y la ganadería». Un asunto que pretende además ser el eje de la campaña morada para las elecciones en Castilla y León, habida cuenta de la oferta del candidato de Podemos, Pablo Fernández, para un cara a cara con el presidente, Alfonso Fernández Mañueco, sobre esta cuestión.

A ello se le suma el desembarco de los mandamás morados en este primer fin de semana de precampaña electoral en Castilla y León. Tanto la líder de Podemos, Ione Belarra, como el líder del PCE, Enrique Santiago, estarán en Valladolid en el pistoletazo de salida de su candidatura conjunta para las elecciones autonómicas. Una presencia ‘nacional’ que el Gobierno pretende contrarrestar con la asistencia de Félix Bolaños el domingo en Ponferrada para arropar al candidato, Luis Tudanca.

Envía el primer comentario

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D