The Objective
Publicidad
España

Sánchez puso en riesgo la cumbre de la OTAN en Madrid al no suministrar armas a Ucrania

Varios países aliados trasladaron su «malestar» al Gobierno por la oposición española a entregar armamento ofensivo a Kiev

Sánchez puso en riesgo la cumbre de la OTAN en Madrid al no suministrar armas a Ucrania

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados. | Eduardo Parra (EP)

El anuncio por parte de Pedro Sánchez de que España entregaría armamento ofensivo a Ucrania de manera bilateral vino precedido de una advertencia de la OTAN de que podría revisar la celebración en Madrid de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno prevista para el 29 y 30 de junio si el Gobierno español no daba ese paso, según alertan fuentes diplomáticas a THE OBJECTIVE. Fuentes gubernamentales, sin embargo, niegan que hubiese un ultimátum en ese sentido.

Tanto Sánchez como los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa, José Manuel Albares y Margarita Robles, mantuvieron conversaciones telefónicas con homólogos occidentales antes del anuncio del jefe del Ejecutivo en el Congreso de los Diputados, en las que percibieron el «malestar» en socios de la Alianza Atlántica por la falta de ayuda directa a las autoridades ucranianas.

En varias llamadas se trasladó al Ejecutivo español la sorpresa de que el país anfitrión de la cumbre de la OTAN tuviese una posición distinta que la mayoría de los aliados cuando el debate sobre Ucrania va a centrar el cónclave de Madrid, por lo que en el Gobierno de Sánchez saltaron las alarmas cuando se preguntó si este tibio compromiso de España con Kiev iba a influir en la organización de la cumbre.

A un buen número de embajadores y diplomáticos españoles también se les ha preguntado en los últimos días por la posición del Ejecutivo de Sánchez, en el que la parte de Podemos exigió desde el principio del conflicto que no se enviase ayuda militar a las autoridades ucranianas.

«Había mucho cabreo con España. De varios Gobiernos me han escrito preguntándome cómo era posible que tuviéramos esa posición», señala aliviado uno de ellos a este diario tras el giro anunciado por Sánchez en el Congreso de los Diputados, en el que finalmente se impuso el punto de vista del PSOE.

Las fuentes diplomáticas subrayan la «tensión» que ha habido en Exteriores esta semana ante las dificultades para explicar la posición española en las capitales aliadas. Este asunto centró el miércoles la reunión de la embajadora de Estados Unidos en Madrid, Julissa Reynoso, con la ‘número dos’ de Albares, Ángeles Moreno.

Algunos interlocutores aliados deslizaron, igualmente, la incomodidad de sus respectivos Gobiernos con el hecho de que la cumbre bianual de la OTAN se celebre en Madrid cuando el Ejecutivo de Sánchez optaba por un mecanismo de la UE, por tanto diferente a la Alianza Atlántica, para financiar el suministro de armamento a Kiev.

Una vía que es más lenta que el envío directo de material militar ofensivo a las autoridades ucranianas para defenderse frente a la invasión rusa, subrayan las fuentes, y cuyo primer cargamento llegará este viernes al aeropuerto polaco de Rzeszów, a unos 100 kilómetros de la frontera con Ucrania, según adelantó El Mundo. Esta es la ruta que siguieron los dos aviones que el pasado domingo trasladaron 20 toneladas de material defensivo y sanitario.

La posición inicial de Sánchez

Sánchez anunció el lunes que España contribuiría con algo menos de 45 millones de euros a los 450 millones que la UE tiene previsto destinar para financiar el suministro de armamento a Ucrania. Los Veintisiete habían decidido destinar esa cifra, de los hasta 5.000 millones previstos para el Mecanismo Europeo de Paz entre 2021-2027, a financiar el envío de armamento letal y munición a Ucrania, así como otros 50 millones para material no letal como combustible o material médico.

Sánchez defendió en TVE la decisión de no enviar armas por vía bilateral al Ejecutivo de Volodimir Zelenski por el hecho de que España es el cuarto donante del citado mecanismo. Con ello, consideró que España ya estaba procediendo a garantizar el suministro del armamento que necesitan las fuerzas ucranianas para defenderse de Rusia. Pero no lo vieron así un buen número de países aliados.

La posición española quedó en completa minoría dentro de la OTAN. Solo Hungría, Bulgaria, Albania, Macedonia e Islandia -este último sin Ejército- se resistieron a anunciar ayuda militar bilateral con Ucrania, mientras que países tradicionalmente neutrales como Suecia y Finlandia daban un paso histórico al anunciar el envío de armas a Kiev.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D