The Objective
Publicidad
España

Pablo Iglesias humilla a Yolanda Díaz tras mostrar «sintonía política» con Íñigo Errejón

El exlíder de Podemos responde al encuentro de Díaz con Errejón afirmando que si hubiera convocado unas primarias, otro dirigente habría ganado a la gallega

Pablo Iglesias humilla a Yolanda Díaz tras mostrar «sintonía política» con Íñigo Errejón

El exlíder de Podemos y exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, lanzó el pasado viernes un dardo envenenado contra Yolanda Díaz. En una entrevista, Iglesias afirmó que hubiera podido convocar un proceso de primarias para nombrar a su sucesora en lugar que señalar a Díaz. Pero que de ser así, otro dirigente de Podemos habría ganado con soltura a Díaz. La declaración de Iglesias llega un día después de que la vicepresidenta segunda se reuniese con el portavoz de Más País, Íñigo Errejón. Fuentes de Podemos aseguran que dicho encuentro irritó profundamente a Iglesias y a otros miembros de la dirección del partido.

Errejón sigue siendo el «enemigo número uno» de Podemos. De ello no tienen dudas las fuentes consultadas, que califican de «dinamita» el encuentro del jueves entre Erreón y Díaz. Los dos políticos se juntaron por primera vez en un acto público para presentar una comisión sobre precariedad laboral y salud mental. Pero en ese encuentro Errejón presumió de «sintonía política» con la vicepresidenta y destacó que la relación entre ambos es «magnífica».

«Quiero agradecérselo expresamente a Íñigo en nombre propio y colectivo, porque de alguna manera se evidencia que la política sirve para las cosas que importan a la gente y a la ciudadanía», afirmó Díaz, que se mostró también muy cercana al líder de Más País. Ese acto «molestó mucho» a Iglesias, aseguran en el frente de Podemos, donde sostienen que Díaz está experimentando serias dificultades a la hora de construir un «proyecto» político propio, y vaticinan una pronta rendición de la ministra. «Yolanda se fue con Errejón y esto es bastante de traidor», zanjan.

Iglesias: «Quizás me equivoqué»

Cabe señalar que si bien Yolanda Díaz forma parte del gobierno y se sienta en el Consejo de Ministros con Irene Montero y Ione Belarra, en los últimos meses las ministras de Podemos y la vicepresidenta no han coincido prácticamente en ningún acto público. Es más, a menudo se han contraprogramado para ganarse los focos de los medios de comunicación. Así fue, por ejemplo, en la batería de encuentros con otros mandatarios de América Latina e intelectuales, y también en el reciente viaje a Chile, tal y como desveló este diario.

Tras el acto de Díaz con Errejón, Iglesias lanzó su dardo en una entrevista para presentar su nuevo libro Verdades a la cara, que saldrá a la venta el próximo 11 de abril. «Quizás lo que tendría que haber hecho era dejarlo en manos de Unidas Podemos para que organizaran unas primarias«, dijo Iglesias, que añadió: ««No tengo claro que fuera lo correcto. (…) quizás hubiera sido mucho más previsible y democrático que dar mi opinión, que decir ‘creo que esta compañera si ella lo decide debe estar al frente’. Quizás me equivoqué y quizás eso no fue un acierto«.

Iglesias eligió a Yolanda Díaz como su sucesora poco después de anunciar su salida de la política en mayo de 2020, tras las elecciones autonómicas de Madrid. Iglesias no avisó previamente a Díaz, tal y como ya se ha publicado en varios libros y el propio líder morado ha recogido en su nuevo volumen. Pero las declaraciones de Iglesias de este viernes no pasaron desapercibidas en el entorno de Podemos. Para las fuentes consultadas son la demostración de la lejanía entre los dos políticos. Y también del rechazo de Iglesias a las alianzas de Yolanda Díaz, que además del acercamiento a Errejón (y Mónica García) cuenta con los acuerdos con Ada Colau y Mónica Oltra.

La realidad de todas formas es compleja. Si bien Errejón ha manifestado el jueves su aprecio por el trabajo de Díaz, su planteamiento sigue siendo de escepticismo sobre el proyecto de la gallega. Errejón se resiste a sumarse a la nueva plataforma, mientras que otros compañeros de su partido (sobre todo la sección madrileña) aboga ya claramente por juntarse con Díaz. Izquierda Unida también está dividida: Alberto Garzón hace de todo para que Díaz le incluya como uno de los puntales de sus proyecto, mientras que Enrique Santiago, líder del PCE, juega a dos bandas.

Distensión lejana

En Podemos argumentan que Díaz no está despegando en los sondeos. Sigue sin romper el techo del 12% de votos y, por mucho que intente desligarse de los morados, las encuestas dicen que los votantes la asocian a Podemos. De ahí que confían en que, antes o después, la ministra de Trabajo acabe rindiéndose ante el núcleo de Irene Montero.

El esquema que plantea Podemos es otorgar a Díaz la cabeza de lista de la nueva confluencia, pero sin ceder a la hora de diseñar las listas electorales. Esto significaría que Díaz lideraría la coalición, pero no mandaría sobre ella. La estrategia, recursos económicos y líneas maestras del llamado Frente Amplio se seguirían decidiendo en las altas esferas del partido morado. Algo que Díaz no quiere asumir.

Pero en Podemos advierten: ellos tienen la llave de la coalición y están dispuesto a desvelar información comprometedora sobre Díaz si ella se resiste. Existen voces que apuntan a que la operación desgaste ya estaría en marcha. O que, por lo menos, de ello se habría avisado a Díaz. La situación aparece más compleja que nunca. Y el encuentro de Díaz con Errejón no ha ayudado a la distensión.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D