The Objective
Publicidad
España

Yolanda Díaz cumple un año como heredera de Iglesias sin proyecto y con la audiencia a la baja

La entrevista del miércoles a Yolanda Díaz cosechó un 3,8% de audiencia, mientras que el protagonismo de Pablo Iglesias se mantiene tras su salida del Gobierno

Yolanda Díaz cumple un año como heredera de Iglesias sin proyecto y con la audiencia a la baja

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, cumplió esta semana un año desde que Pablo Iglesias la nombró sucesora. Fue exactamente el pasado 4 de mayo, en la misma noche electoral de los comicios de Madrid. Entonces, Iglesias asumió su derrota y cumplió con lo que prometió internamente: dejar todos sus cargos orgánicos. Dio un paso al lado y se centró en recuperar su papel de influencers en los medios de comunicación. Díaz heredó el liderazgo del espacio de Unidas Podemos, pero desde entonces «no ha avanzando en nada de nada» en la construcción de su plataforma, tal y como comentan varias fuentes moradas. Es más, según algunos datos su estrella mediática empieza a apagarse.

Cuando Iglesias eligió a Díaz, muchos cargos del partido morado miraron con enorme interés a la política gallega. Las expectativas eran altas, y la propia Díaz prometió construir una plataforma que recuperara algunos de los valores fundaciones de Podemos y del 15-M. Entre ellos, la transversalidad que en su momento enarboló Íñigo Errejón. El protagonismo de Díaz generó cierto rechazo en la cúpula morada. Juan Carlos Monedero fue el primero en avisar que el plan de Díaz podía convertirse en una reedición del proyecto de Manuela Carmena: un partido personalista con la vocación de sustituir Podemos.

Sin embargo, y a pesar de las buenas encuestas que cosecha Díaz, la ministra de Trabajo está tardando en construir algo parecido a una estructura política. Carece de cuadros, tal y como desveló en varias exclusivas este diario, y muchos miembros de Unidas Podemos sostienen que «está tardando demasiado» en arrancar su proyecto. En las altas esferas de Podemos afean a Díaz estar perdiendo tiempo. «Cuanto más espera Díaz, más se genera un ruido mediático contraproducente para nuestros intereses», afirman.

«Quien genera ruido es Pablo»

El entorno de Díaz tiene otra lectura. Según los dirigentes más cercanos a la política gallega, uno de los impedimentos para lanzar su proyecto ha sido el propio Podemos. Ya no es un secreto para nadie que la relación entre Díaz y la cúpula de Podemos es más que mejorable, aunque hace meses cuando salían las primeras informaciones en este sentido desde ambos lados se negaba la mayor. «Quién genera ruido es Pablo», achacan desde el frente de Díaz, donde asumen que si bien la ministra está tardando, queda tiempo para construir su plataforma.

El esquema que baraja la ministra gallega es el siguiente, según explica un cargo de Unidas Podemos que mantiene los contactos abiertos con los sectores afines a Díaz: «Yolanda va a esperar, no se va a involucrar en las autonómicas andaluzas y tampoco lo hará en las municipales y autonómicas del próximo año. Su plan es sencillo: esperar a que Podemos se hunda; demostrar su debilidad y, solo después, oficializar su alianza con lo que queda del errejonismo y otros dirigentes como Colau, Oltra, etc. Así forzará a Podemos a sumarse en posición de subalternidad».

Esta lectura es compartida por algunas fuentes de Podemos, que creen que el entorno de Irene Montero y Ione Belarra sigue creyendo que, a pesar de todo, la marca morada tiene atractivo electoral. Es decir, que Podemos no se hundirá en las próximas elecciones autonómicas y municipales, y quien acabará desgastándose será Díaz. Este ha sido el planteamiento desde el nombramiento de Pablo Iglesias, agregan algunos ex dirigentes de Podemos.

Pugna de visibilidad entre Díaz e Iglesias

Estas fuentes ofrecen algunos datos para argumentar esta tesis. Hace unos meses, cada entrevista en televisión de Díaz cosechaba datos de audiencia parecidos a las de Iglesias. Todo un triunfo para los hombres de confianza de la gallega. Sin embargo, la entrevista que se emitió el pasado miércoles en La Sexta pinchó. El Objetivo de Ana Pastor con Díaz de invitada logró un 3,8% de share, casi la mitad de lo que alcanzó ese día El Intermedio y la película de La1 (El coleccionista de amantes), que superaron el 6%. Para los morados es casi un récord negativo de la cadena, y un dato muy malo para Díaz.

Frente a la progresiva caída de Díaz, Iglesias observa cómo su influencia se mantiene tras su salida del Gobierno. Su nuevo libro acaba de volver a editarse después de haber vendido 30.000 copias en pocas semanas (salió en Semana Santa). El podcast La Base también está teniendo buena acogida. En la plataforma de YouTube donde se graba la edición supera los 100.000 usuarios casi a diarios. El podcast también figura entre los 20 más escuchados en las principales plataformas del sector.

Eso significa que Iglesias sigue teniendo a un ejército de seguidores, mientras que la influencia mediática de Díaz parece más fluida y volátil. «Esto es un problema para Yolanda», comentan fuentes de Podemos para referirse al protagonismo que sigue ejerciendo Iglesias. Si el ex secretario general mantiene el control de centenares de miles de posibles votantes de Díaz, para la gallega será más difícil navegar sin ataduras.

«La clave para Podemos es atar a Yolanda», recuerdan las fuentes moradas consultadas. Y un año después del dedazo del ex líder máximo, el balance para Díaz es que su plan ya muy ambicioso se puede complicar. Queda tiempo, aseguran los afines a la gallega. Pero en ese tablero también juega Iglesias, recuerdan desde Podemos.

Acuerdo en Andalucía

Aun así, las últimas noticias que llegan de Andalucía permiten a los afines a Díaz interpretar el nombramiento de la candidata Inmaculada Nieto como una victoria de la política gallega. Díaz había «desafiado» a Iglesias fotografiándose con ella pocas horas antes de la decisión, así que para muchos observadores ese nombramiento revela la primera victoria orgánica de Díaz sobre Podemos en el espacio de la confluencia de izquierda.

También Alberto Garzón puede reivindicar su papel en la negociación, aunque el núcleo duro de Podemos sostiene que cuatro puestos de salida son para los morados, y que el pacto revela la importancia de los partidos involucrados en el acuerdo, más allá de las figuras involucradas. Nieto es una política de IU y no una representante de la sociedad civil, tal y como en teoría propone Díaz para su nuevo proyecto. El acuerdo quizás revela algo parecido a un armisticio entre las varias facciones, pero demuestra que los equilibrios todavía deben aclararse. Y que el tiempo del que dispone la ministra gallega puede que no sea tan amplio si pretende no desgastarse.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D