The Objective
Publicidad
España

Un grupo de investigadores cuestiona el estudio que destapó el espionaje a los independentistas

En el documento denuncian sus vínculos con los servicios de inteligencia rusos y los conflictos de intereses que implican a grandes tecnológicas como Apple

Un grupo de investigadores cuestiona el estudio que destapó el espionaje a los independentistas

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. | Europa Press

Un equipo de 15 investigadores de varios países ha remitido este viernes una carta a la Universidad de Toronto acompañada de un documento donde subraya las deficiencias éticas y metodológicas que a su juicio contiene el informe que destapó el espionaje a los líderes independentistas.

Aquel estudio, publicado en el semanario estadounidense The New Yorker con datos de Citizen Lab, revelaba que más de 60 dirigentes independentistas fueron supuestamente víctimas del sistema de ciberespionaje Pegasus, y desató una tormenta política que tensó las relaciones del Gobierno con el independentismo.

En el documento, este grupo de investigadores denuncia los vínculos evidentes de varios participantes en esa investigación con los servicios de inteligencia rusos así como conflictos de intereses que implican a grandes empresas tecnológicas como Apple. Los firmantes reclaman una investigación independiente que responda a los interrogantes que plantean.

«Arrojar luz»

«Después de analizar de forma más de cerca el informe, nos gustaría proponer cuestiones y observaciones que vayan más allá de lo señalado, y compartirlo con los actores clave en la Universidad de Toronto, el Parlamento Europeo y el resto del público», han comenzado denunciando los firmantes.

Además, señalan que la propia universidad debería ayudar a arrojar luz sobre el asunto. «Creemos firmemente que las respuestas del profesor Deibert no responden a muchos de los asuntos mencionados en los últimos meses en la prensa y en las redes sociales. Sobretodo con respecto al rigor de Citizen Lab en la investigación sobre los políticos independentistas catalanes».

Para finalizar el grupo de denunciantes han querido reafirmarse en el argumento concluyendo que «basados en las observaciones y en las preguntas recopiladas sin responder en el documento ‘Metodología y asuntos éticos en la investigación de Citizen Lab spyware -programa espía- en Cataluña’, por ello nos gustaría requerirle a la Universidad de Toronto una investigación independiente lo antes posible». 

Autor vinculado a la Generalitat

Como informó THE OBJECTIVE, uno de los autores de la investigación, Elies Campo, es conocida en los círculos del independentismo e incluso trabajó para el Govern de la Generalitat. En la rueda de prensa en Bruselas para denunciar este supuesta caso de espionaje, Oriol Junqueras y Pere Aragonès no contaron con su participación para ocultar estos vínculos evidentes y que dañaban la credibilidad de la investigación académica.

En su lugar, intervino a distancia desde Toronto John Scott-Railton, investigador senior de Citizen Lab. Como se observó en esa rueda de prensa, Scott-Railton desconocía muchos detalles del informe y no supo responder a la pregunta de una periodista sobre si se había contactado con otros políticos espiados fuera del ámbito del nacionalismo catalán.

En colaboración con Òmnium

Otro de los elementos que ha suscitado las suspicacias en torno a la investigación elaborada por Citizen Lab es que se especifica que el trabajo se ha llevado a cabo «en colaboración con entidades civiles catalanas». La web Catalangate fue creada el 10 de enero por Òmnium Cultural. Es decir, cuatro meses antes de que el New Yorker diera a conocer el informe.

De acuerdo con la información del New Yorker, los afectados cedieron sus terminales móviles para que los investigadores recabaran los datos. Por ejemplo, el eurodiputado de ERC Jordi Solé dio a Elies su teléfono para que indagara.

No obstante, esta participación exclusiva de entidades del círculo nacionalista puede haber viciado el trabajo académico al dejar de lado si autoridades de otros países o gente no afín al independentismo sufrió el mismo tipo de prácticas por parte de la empresa israelí. A este respecto, los autores del informe de Citizen Lab sostienen que, pese a no poder concluir quién está detrás de estas prácticas, hay «una fuerte prueba circunstancial» de un «nexo con las autoridades españolas».

Al no haber tenido acceso de datos de otros potenciales afectados, los críticos con el informe sostienen que el independentismo puede haber monopolizado la investigación en su beneficio. En especial, si su autor principal era parte interesada.

(

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D