La Eurocámara rechaza la polémica reforma de los derechos de autor

Futuro

La Eurocámara rechaza la polémica reforma de los derechos de autor
Foto: VINCENT KESSLER| Reuters

Los diputados de la Eurocámara han rechazado este jueves la polémica reforma de la legislación sobre los derechos de autor en la Unión Europea, a la que se oponían numerosos medios de comunicación, activistas de las libertades en internet y gigantes de internet.

Los eurodiputados, reunidos en el pleno en Estrasburgo, Francia, han rechazado la reforma con 318 votos en contra, 278 a favor y 31 abstenciones.

La propuesta de directiva suponía una reforma mayor de la legislación comunitaria sobre los derechos de autor y buscaba que los creadores de contenidos creativos cobraran por la consulta de los contenidos.

Sin embargo, los gigantes de internet estadounidenses y los activistas de las libertades en internet calificaron esta reforma como link tax y la consideraban una traba a la libertad de expresión. Además, aseguraban que esta reforma solo beneficiaría a los editores de prensa más grandes e iría en contra de los grupos independientes.

Uno de los puntos más polémicos era el artículo 13 de la reforma, que proponía que las plataformas fueran legalmente responsables por el material sujeto a derechos de autor publicado por los usuarios. Los críticos advirtieron de que, con esta directiva, las plataformas de internet se habrían visto obligadas a censurar un espacio que se convirtió en un centro de creación, especialmente algunas como YouTube.

Como protestas contra esta reforma, Wikipedia cerró el miércoles su página en al menos tres países europeos. «La directiva amenazaría la libertad online e impondría nuevos filtros, barreras y restricciones para acceder a la web», decía Wikipedia España en un comunicado.

Por otra parte, grandes discográficas y estudios de cine presionaron a los políticos para que apoyaran la reforma.

El rechazo por la Eurocámara significa que el Parlamento Europeo no puede iniciar las negociaciones sobre esta reforma con los estados miembros y la Comisión Europea. Los eurodiputados volverán a tratar el texto en comisión, y será nuevamente presentado para un voto por el pleno en septiembre, informa AFP.