Trump bautiza a su némesis: sin ‘green cards’ para frenar al Enemigo Invisible
Foto: Jonathan Ernst| Reuters

Política y conflictos

Trump bautiza a su némesis: sin ‘green cards’ para frenar al Enemigo Invisible

Mientras Trump anuncia la guerra al "enemigo invisible" en Twitter, Biden medita sobre quién debe ser su vicepresidenta.

por Borja Bauzá

Actualizado:

Gary Herbert es un señor de 72 años que entiende y defiende el derecho de los ciudadanos estadounidenses a portar armas de fuego, que no cree necesario aprobar legislación específica para proteger a colectivos que se perciben vulnerables a causa de su orientación sexual, que se muestra disgustado por la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo y que ha rechazado el uso de la marihuana con fines medicinales. Herbert es, en resumen, un político del Partido Republicano.

Sin embargo, esa credencial no le ha servido para disuadir al puñado de manifestantes que hace unos días protestaron en Utah, el estado que gobierna, contra su figura mostrando pancartas que rezaban “América nunca será un país socialista” y llamando a resistir “como en 1776” (cuando se firmó la Declaración de Independencia).

Trump bautiza a su némesis: sin ‘green cards’ para frenar al Enemigo Invisible 1

«Un poco de rebelión de vez en cuando está bien». | Foto: Rachel Gessen | Reuters.

La razón del pollo es el confinamiento. Quienes se manifestaron en Utah dicen que Herbert no es quién para decir si deben o no deben salir de casa; que la libertad es un principio sagrado y que se aceptan recomendaciones y sugerencias pero nunca prohibiciones. Que prohibir es de socialistas y acatar es de súbditos.

El consuelo de Herbert reside en que su mal es el de muchos. Y es que no ha sido el único gobernador en sufrir este tipo de protesta. Escenas parecidas se han dado en Virginia, Carolina del Norte, Ohio, Michigan –donde se ondearon banderas confederadas y algunos manifestantes exhibieron fusiles de asalto–, Wyoming y hasta en Nueva York, epicentro de la pandemia y donde se acusó a Andrew Cuomo de “comunista”.

Según todas las encuestas habidas y por haber, y eso incluye a las realizadas por Fox News, estas manifestaciones no son representativas de nada. Incluso entre los votantes más conservadores se entiende a qué se debe el confinamiento y, en fin, la mayoría está más que dispuesta a hacer el sacrificio. Pero por algún motivo Donald Trump decidió mostrar su apoyo a quienes creen estar a dos pasos del estalinismo. Estos fueron los tuits del presidente: “LIBERATE MINNESOTA!”; “LIBERATE MICHIGAN!”; y “LIBERATE VIRGINIA, and save your great 2nd Amendment. It is under siege!”. La Segunda Enmienda que el Donald presume bajo asedio es la que protege el derecho del pueblo estadounidense a poseer y portar armas.

Trump bautiza a su némesis: sin ‘green cards’ para frenar al Enemigo Invisible 3

Protesta en Columbus, Ohio | Foto: Seth Herald | Reuters.

Hace cuatro años la llamada a la rebelión hubiese ocupado las portadas de la prensa nacional durante semanas. En el contexto actual, en cambio, recibió los cuatro titulares de rigor y a otra cosa. Sufficit diei malitia sua.

Frente republicano

Pero pasar a otra cosa no implica salir de Twitter. Atención: lunes 21 de abril a las 10.06 de la noche (hora de la Costa Este). La cuenta del Donald se actualiza con un mensaje diciendo que a raíz del desastre causado por “el Enemigo Invisible”, y queriendo proteger los trabajos “de la GRAN ciudadanía estadounidense”, en breve se firmará una orden ejecutiva “suspendiendo temporalmente la inmigración a los Estados Unidos”.

¿Esto qué significa? No se sabe muy bien. Es lo que tiene anunciar decisiones históricas, complejas en su aplicación y con muchísima letra pequeña en una plataforma que limita tu capacidad de expresión a los 280 caracteres. Lo primero que se han preguntado muchos comentaristas políticos es si se puede hacer eso. Lo segundo es qué implica ese “temporalmente”; ¿hasta cuándo estará vigente la restricción y qué criterio seguirá su anulación? Lo tercero, obvio, es a quién va a afectar la medida en un planeta donde ya nadie se mueve. Y si la gente empieza a moverse, ¿qué pasa con los ‘trabajos esenciales’? ¿Se hará una excepción con agricultores, médicos, enfermeros, conductores de ambulancia o científicos? Ah, misterio.

Frente demócrata

En el Partido Demócrata no ha habido mucho movimiento, para variar. Ahora que Bernie Sanders se ha retirado de la carrera electoral y que Joe Biden tiene el apoyo de toda la gente importante, la cuestión gira en torno a quién será su mano derecha.

Aunque en su momento hubo quien fantaseó con un tándem Biden-Sanders, el candidato del Partido Demócrata lleva tiempo diciendo que quiere una mujer a su lado. El guiño al movimiento feminista era de esperar. Sobre todo si tenemos en cuenta que Biden es uno de esos señores mayores que en otra época se comportó “de manera inadecuada” con determinadas subordinadas. Y es que por lo visto en más de una ocasión se pasó de gañán. Puesto de otro modo: que aunque la cosa nunca pasó de castaño a oscuro, la famita y los tiempos que corren invitan a decantarse por una mujer en la vicepresidencia.

Trump bautiza a su némesis: sin ‘green cards’ para frenar al Enemigo Invisible 4

Foto de archivo de Biden con Warren, probablemente la candidata con menos chance de ser parte del ticket demócrata. | Foto: Shannon Stapleton | Reuters.

Además, hay candidatas muy potentes. Los tres nombres que aparecen en todas las encuestas son los de tres senadoras: Amy Klobuchar, Kamala Harris y Elizabeth Warren. Las tres son populares, cuentan con sus propias bases y, por si todo lo anterior no bastara, han propuesto medidas específicas para combatir la crisis económica que seguirá al coronavirus. Dicen los que conocen bien el panorama progresista gringo que Warren, quizás la más socialdemócrata de las tres, es quien Biden necesita para atraer a los simpatizantes de Sanders. Y como Biden necesita a los simpatizantes de Sanders para batirse con Trump en igualdad de condiciones no es descabellado pensar que su nombre será el ganador. Pero ya veremos, como siempre.

Borja Bauzá

Licenciado en Historia. Ha publicado en The Objective, Jot Down, Letras Libres, Panenka, El Confidencial, El Español y en la revista norteamericana Jacobin.