Política y conflictos

Félix de Azúa: «Los nacionalistas son ultraderecha de manual»

El escritor acude a 'Café vienés', la serie de The Objective LIVE Podcast presentada por el filósofo Miguel Ángel Quintana Paz

por Néstor Villamor

«Los nacionalistas reales: PNV, Junts per Catalunya…, todo eso es ultraderecha de manual». Quien así habla es Félix de Azúa, segundo invitado de Café vienés, la serie de The Objective LIVE Podcast presentada por el filósofo Miguel Ángel Quintana Paz. «Ponen por delante el territorio», prosigue Azúa, «el ciudadano no tiene derechos, los derechos son del territorio, que es una entidad sagrada. Son teológicos. Todos ellos vienen… los vascos, de los carlistas vascongados y los catalanes, de Pujol».

[Puedes ver la charla completa en alta definición haciendo clic en la foto de portada o escuchar el podcast entero en Ivoox, Spotify o Apple Podcast].

Félix de Azúa: «Los nacionalistas son ultraderecha de manual» 1

Félix de Azúa, en la redacción de ‘The Objective’. | Foto: Ricardo Chigne | The Objective

Pero los nacionalistas no son el único blanco de las críticas de Félix de Azúa, que también tiene dardos para la izquierda, a la que califica de reaccionaria. «La izquierda actual real, la de Iglesias, de Colau, es una izquierda reaccionaria, es decir, una izquierda que se ha tragado todos los elementos de la ultraderecha: la identidad, los agravios, las minorías ofendidas, las lenguas  —¡tú fíjate!— como derechos. Y dices: ‘Pero, oiga, ¿usted es de izquierdas?’. Porque es que son de una ignorancia absoluta. Y estos tíos se han tragado todos los mitos identitarios, racistas, etnófobos, excluyentes… y siguen creyendo que son de izquierda».

Para el autor de Diario de un hombre humillado, «esa es la izquierda que funciona en los medios de comunicación y en la gente que les vota, que normalmente son o muy ingenuos, pobre gente, o, por ejemplo, en el caso de Cataluña, burgueses tremendos, pero superburgueses. Todos los que yo conozco que han votado a Podemos en Barcelona pertenecen a la alta burguesía. Aquí, en Madrid, pasa un poco: los votantes de Podemos están en barrios ricos. Y los barrios pobres ya no solo no votan a Podemos, sino que ahora van a votar a Vox. Pero ¿cómo no?, si la llamada izquierda, la izquierda reaccionaria o la izquierda idiota, se dedica a hablar de si los niños tienen derecho al clítoris excitado, pues ¿qué espera en Vallecas?».

«Cambio de era»

El escritor y miembro de la RAE también ha lanzado una alerta: «Creo que estamos en un cambio de era». Para él, este cambio «empezó hace 20 años». «No vamos a poder recuperar nada del mundo que yo he vivido. Era un mundo que no estaba muy lejos del XIX, de la aparición de la burguesía después de la Revolución Francesa, de Balzac, de Flaubert, de Dickens, de Tolstoi… No estaba tan lejos. Eso se ha ido alejando, alejando, alejando. Yo tengo una cría de nueve años, o sea que tengo información muy buena. Todo eso para ellos es como para nosotros entonces la Edad Media, los reyes godos. ¿Balzac, Dickens? Nada, absolutamente nada, es irrecuperable. Hasta el punto de que, habrán observado, no solo el ministro de Universidades [Manuel Castells], sino la ministra de Educación [Isabel Celaá] es uno de los seres más extraordinarios. Tendría que estar en el Museo de Cera de Madame Tussauds. Es un ser absolutamente incomprensible, un monstruo. Y esta señora ha dicho: ‘¿Cómo lo podemos resolver? Suprimiéndolo. Suprimimos los suspensos las dificultades, la gente no tiene que memorizar nada, no tiene que aprender nada, ¡que se diviertan!’».

Lo que también ha criticado con vehemencia Félix de Azúa es el oscurantismo del lenguaje, primero en el mundo académico y posteriormente en la política. «En la política, es el mismo fenómeno, pero infinitamente más deshonesto porque, finalmente, los filósofos oscuros, sobre todo la escuela francesa —porque los ingleses nunca picaron; al revés, escribían artículos muy irónicos—», ha dicho. «La herencia, desdichadamente, cayó en la izquierda. Es absurdo porque todos esos filósofos que venían, sobre todo, de la escuela analítica eran de extrema derecha. Y es la izquierda la que de repente toma esta herencia y comienza a utilizar un lenguaje imposible. Es un lenguaje para pillar a los ingenuos, para pillar a los críos. Fíjate que Podemos, esa condena, nace en la Autónoma de Madrid [sic] y en la facultad de Políticas, donde no hay una sola célula gris».

Puedes ver o escuchar nuestros anteriores The Objective LIVE Podcast en este enlace.

Néstor Villamor

Gallego de nacimiento y madrileño de alquiler. Aprendí este apasionante oficio en La Voz de Galicia, Icon, BuenaVida, El País… Ahora sigo creciendo en The Objective.