The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Por qué la inteligencia artificial logrará crear empleo (y no destruirlo)

Foto: Koji Sasahara | AP

Las máquinas ya tienen mejor ojo que las personas. Y el asunto empieza a monetizarse. “En 2015, por primera vez en la historia, los ordenadores se hicieron mejores que los humanos en reconocimiento de objetos”, ha explicado en una entrevista James Crawford, fundador de la compañía estadounidense de inteligencia artificial Orbital Insight. Un programa de inteligencia artificial puede aprender a reconocer árboles, coches u otros objetos y ver patrones entre millones de datos, pero ¿cómo puede hacerse útil ese avance? Crawford, que trabajó durante 15 años para la nasa diseñando software para los rovers de Marte, lo ha logrado. A principios de 2017, Orbital Insight logró mezclar datos de distintas fuentes para reconocer, con imágenes de satélites, barcos piratas que faenaban sin radar para no ser detectados.

Y solo es el comienzo. Las empresas como Orbital Insight, informa Newsweek, buscan incesantemente datos brutos obtenidos mediante satélite y se los compran a las propias compañías que los ponen en órbita para analizarlos posteriormente con algoritmos de inteligencia artificial.  Se trata de un comportamiento que añade leña al auge de los satélites, que en los últimos años ha logrado abaratar considerablemente la construcción y el lanzamiento de estos aparatos gracias a empresas como SpaceX, de Elon Musk. De los 260.500 millones de dólares (más de 210.000 millones de euros) que mueve a escala mundial la industria de los satélites, el segmento de mayor crecimiento son los satélites pequeños que observan las condiciones en la Tierra, según un informe de la Satellite Industries Association, citado por Reuters. Y este crecimiento tiene su repercusión sobre el empleo. Solo en diciembre pasado, Linkedin registró más de 11.000 ofertas de empleo en el sector de los satélites en Estados Unidos.

Inteligencia artificial versus inteligencia humana

Hacer uso de la inteligencia artificial para rastrear cantidades ingentes de datos (como las que recogen los satélites) permite reconocer fenómenos y tendencias imposibles de reconocer para el ojo humano y que quizás ni siquiera nadie se había planteado buscar. Pero la inteligencia artificial no puede funcionar sin una inteligencia humana que la diseñe, la ponga en marcha, la mantenga y estudie sus conclusiones.

Frente al temor de que la inteligencia humana repercuta negativamente en el empleo y la contratación, su aplicación en el análisis masivo de datos hace posible nuevas ofertas de empleo. Una encuesta de Quartz a 1.600 personas reveló que el 90% de ellas creía que en menos de cinco años años la automatización haría perder la mitad de los empleos de hoy en día (como contrapartida, un 91% de los encuestados opinaba que los trabajos eliminados serían los de otras personas, no los suyos propios). Sin embargo, un informe de la firma de análisis Gartner vaticina que, para 2020, la inteligencia artificial destruirá 1,8 millones de empleos pero creará otros 2,3 millones. Es decir, que será la responsable de la creación de medio millón de trabajos. En la misma línea se muestra otro estudio de la consultora Capgemini, que revela que el 83% de las empresas que utilizan inteligencia artificial dicen que crea puestos de trabajo. Otra consultora, Deloitte, encontró que solo en el Reino Unido, la inteligencia artificial ha cercenado 800.000 empleos de baja cualificación pero ha hecho aparecer otros 3,5 millones de posiciones. Y los puestos creados, concluye Deloitte, están mejor pagados que aquellos destruidos (unos 10.000 euros más al año, de media).

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.