The Objective
Publicidad
General

Shinzo Abe se defiende de un escándalo de supuesto favoritismo

El primer ministro japonés Shinzo Abe se ha defendido de las acusaciones de favoritismo y de falsificación de documentos en una transacción inmobiliaria, que han provocado una caída de su popularidad y están empañando su presidencia.

Shinzo Abe se defiende de un escándalo de supuesto favoritismo

El primer ministro japonés Shinzo Abe se ha defendido de las acusaciones de favoritismo y de falsificación de documentos en una transacción inmobiliaria, que han provocado una caída de su popularidad y están empañando su presidencia.

El líder japonés ha tenido que enfrentarse a estas acusaciones en el Parlamento, y ha explicado a los diputados que no había dado la orden a ningún funcionario de modificar los documentos oficiales relativos a una venta de terrenos. «No nunca pedí ninguna modificación», ha declarado.

El escándalo concierne a un lote que habría sido vendido a un décimo de su valor en el mercado en 2016 al gerente de un jardín infantil. Allí se debía instalar una escuela primaria y el director había decidido nombrar a la esposa de Abe como directora honoraria del establecimiento.

El primer ministro dijo con posterioridad que su mujer había aceptado el nombramiento «a regañadientes» y que después había «renunciado». Este caso, que salió a la luz el año pasado, ha vuelto a generar polémica tras la revelación de cambios en los documentos relativos a la transacción.

Los extractos de los documentos originales y sus versiones modificadas, publicadas por parlamentarios de la oposición, parecen mostrar que los nombres de Abe y referencias a su mujer Aki y al ministro de Finanzas, Taro Aso, fueron suprimidos.

El primer ministro japonés se defiende de un escándalo de supuesto favoritismo 1
El ministro de Finanzas japonés, Taro Aso, durante su comparecencia en el Parlamento. | Foto: Kazuhiro Nog/AFP

Por otra parte, Aso ha responsabilizado a «algunos miembros de la plantilla» de las instituciones públicas de estas modificaciones.

Abe ha dicho este lunes que él mismo vio los contratos originales y que nada indica una implicación suya, ni de su esposa. «Si se observan los documentos antes de la modificación, está claro que no hay ninguna prueba de que yo o que mi esposa estuviéramos implicados en la venta de terreno público o en la aprobación de la construcción de la escuela», declara Abe.

Este caso está minando su popularidad y debilita las posibilidades que tiene de ser reelegido a la cabeza del Partido Liberal Democrático en septiembre, tras lo cual podría convertirse en el primer ministro más longevo de la historia de su país, informa AFP.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D