El gobierno afgano da luz verde a la primera ley contra la tortura en el país

Mundo ethos

El gobierno afgano da luz verde a la primera ley contra la tortura en el país
Foto: Omar Sobhani| Reuters

El Gobierno de Afganistán ha aprobado este martes un proyecto de ley que prohíbe «todas» las formas de tortura, en la que será la primera legislación específica contra esta lacra en un país que aún registra la utilización de estos métodos en algunos organismos públicos. «El proyecto de ley para la prohibición de la tortura ha sido analizado hoy y aprobado por el Comité Ministerial de Justicia», informó a Efe Muhammad Hedaya, portavoz del segundo vicepresidente afgano y presidente del comité, Sarwar Danish.

La norma, que deberá ser ahora aprobada por el Parlamento o con un decreto presidencial, penaliza «todas» las formas de tortura física y psicológica y establece para ellas penas de prisión de diferente duración, excepto para los casos en que los abusos causen la muerte de la víctima. «Antes de esto no teníamos ninguna ley para la prohibición de la tortura, por lo que a veces recibimos noticias de torturas en cárceles, centros de detención y órganos judiciales», reconoció Hedaya.

La nueva legislación prohíbe emplear torturas contra sospechosos, acusados y condenados por cualquier tipo de crimen durante interrogatorios y procesos judiciales y aseveró que se impondrán penas, no sólo contra los autores de los abusos, sino también contra los empleados públicos que la consientan. Si bien el procedimiento habitual pasaría por su aprobación en el Parlamento, el portavoz apuntó que «probablemente» entre en vigor a través de un decreto presidencial, dado que se trata de un asunto de «urgencia» y el Legislativo se encuentra en medio de sus vacaciones de invierno.

Aunque Afganistán se adhirió en 1987 a la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles de la ONU, el país todavía no cuenta con una legislación específica que penalice las diferentes formas de torturas, y organizaciones de derechos humanos han denunciado su puesta en práctica por parte de algunos organismos gubernamentales.

El Ministerio de Justicia, que redactó el proyecto de Ley para la Prohibición de la Tortura, afirmó que tras su aprobación se tomarán medidas para asegurar su aplicación, sobre todo en tribunales y prisiones. «Estableceremos comités especiales en las provincias para supervisar la aplicación de la ley en todos los órganos gubernamentales», aseguró a Efe el director del Instituto de Leyes de ese departamento, Abdul Majid Ghanizada.

La Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán (AIHRC, en inglés), ha aplaudido tramitación de la norma «demandada desde hace mucho tiempo» por organizaciones humanitarias, y recordó que la tortura institucional aún existe en el país. En 2016, la AIHRC registró cerca de 200 casos de tortura ocurridos al amparo de los órganos públicos afganos, el 59 % de ellos a manos de las fuerzas de seguridad, dijo a Efe el portavoz de la organización, Muhammad Bilal Sediqi.