Hallado ahorcado un activista bielorruso en un parque de Kiev

Por: Agencias

Política y conflictos
Hallado ahorcado un activista bielorruso en un parque de Kiev
Foto: Valentyn Ogirenko| Reuters

El líder de la organización humanitaria Casa de Bielorrusia en Ucrania (BDU), Vitali Shishov, quien se hallaba desaparecido desde el lunes, ha sido hallado ahorcado en un parque de Kiev, según ha informado Policía de la capital ucraniana.

En contexto: los compañeros de Shishov denunciaron que no sabían nada de él desde la mañana de este lunes, cuando no regresó a su casa después de salir a correr. El activista había comentado hace unos días a sus compañeros que se sentía vigilado y que desconocidos habían intentado trabar conversación con él.

«La policía ha incoado una causa penal según el artículo 115 del Código Penal de Ucrania (asesinato premeditado) y verificará todas la posibles versiones, incluida la de asesinato presentado como suicidio», señala comunicado publicado en la página web de Policía Nacional de Ucrania. La Policía ha indicado que Shishov, de 26 años, tenía consigo su teléfono móvil y otros efectos personales.

«Rastreamos todo el bosque donde él solía correr, pero no hallamos ningún rastro de Vitali», ha explicado la organización, que presta asistencia a los bielorrusos que han huido de su país, en una entrada en su canal de Telegram.

Numerosos bielorrusos han huído de su país, sobre todo en dirección de Ucrania, Polonia y Lituania, en el marco de la represión de la oposición al régimen de Alexander Lukashenko, que dirige desde 1994 esta exrepública soviética.

El caso de Vitali Shishov llega un día después del incidente en los Juegos Olímpicos de Tokio con la atleta bielorrusa Kristina Tsimanuskaya, que afirmó haber sido obligada a retirarse de la competición y fue amenazada con ser devuelta a su país tras haber criticado a su federación en las redes sociales. La velocista de 24 años se refugió en la embajada de Polonia, país que le otorgó el lunes un visado humanitario.

El histórico movimiento de protesta tras las elecciones bielorrusas en 2020 fue reprimido mediante masivas detenciones, exilios forzados de los opositores y el desmantelamiento de numerosas oenegés y medios independientes.